lunes, 30 de diciembre de 2013

"Lucho porque no quiero que nos roben más las mieles de nuestros panales."

Tupac Amaru

"Si no puedes tener la razón y la fuerza, escoge siempre la razón y deja que el enemigo tenga la fuerza. En muchos combates puede la fuerza obtener la victoria, pero en la lucha toda sólo la razón vence. El poderoso nunca podrá sacar razón de su fuerza, pero nosotros siempre podremos obtener fuerza de la razón".
 El Viejo Antonio, según el Subcomandante Marcos, EZLN.

 "No se puede llegar al alba, sino por el sendero de la noche".
 Khalil Gibrán 

"Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre de labios de una mujer".
Antonio Machado

"Mi pecado es terrible: quise llenar de estrellas el corazón del hombre".
Marcos Ana

"Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de cacería seguirán glorificando al cazador".
Proverbio africano

"Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos."
Eduardo Galeano

"La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos."
Alejandra Pizarnik

"A donde va toda esta sangre derramada: la sangre de los apaleados... la de los humillados... la de los suicidas... la de los fusilados... la de los condenados..."
Jaques Prevert

"Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano."
Pablo Neruda

"La cuestión en la vida no es saber mucho, sino olvidarse de poco."
Homero Expósito

"Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; nadie puede inducirles a hacer justicia."
Bertold Brecht

"Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar."
 Nelson Mándela

" Cierra las puertas, echa la aldaba, carcelero. Ata duro a este hombre: no le atarás el alma."
 Miguel Hernández

 Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.
 Anton Chejov

 Yo grito mi protesta porque sueño con un mundo nuevo donde los hombres no se arrastren sometidos por la charca viscosa de la adulonería. Porque sé que en el hijo que tengo me renuevo y quiero para él que por dentro viva erguido, libre y generoso como el amanecer de cada día...
 Osvaldo Ardizzone

" Yo escribo para quienes no pueden leerme. Los de abajo, los que esperan desde hace siglos en la cola de la historia, no saben leer o no tienen con qué."
 Eduardo Galeano


" El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para que se vive. "
 Dostoievski

" Si se nos debe condenar es preferible que se nos haga por habernos equivocado que por haber sido inútiles."
 Luis Felipe Noé

" Ven a dormir conmigo: no haremos el amor. El nos hará. "
 Julio Cortázar

"Cuando la muerte venga a visitarme no me despiertes, déjame dormir aqui he vivido, aqui quiero quedarme". Joaquín Sabina

" Tengo una mujer atravesada entre los párpados. "
 Eduardo Galeano

" La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar."
 Eduardo Galeano

 "A veces llueve y te quiero. A veces sale el sol y te quiero. La cárcel es a veces. Siempre te quiero."
 Hugo Gómez

 "Nunca he permitido que la escuela entorpeciese mi educación."
 Mark Twain

" Hay algo más importante que la lógica: la imaginación. Alfred Hitchcock Los sabios buscan la sabiduría; los necios creen haberla encontrado."
 Napoleón Bonaparte

jueves, 26 de diciembre de 2013

La salud designa un proceso de adaptación.
No es el resultado del instinto, sino una reacción autónoma,
aunque culturalmente moldeada, frente a la realidad socialmente creada.
Ella designa la habilidad de adaptarse a los ambientes mutables,
al crecimiento y al envejecimiento, a la cura ante la enfermedad,
al sufrimiento y a la expectativa pacífica de la muerte.
La salud abarca el futuro también y, por lo tanto, incluye la angustia
así como los recursos internos para convivir con ella.

Ivan Illich

jueves, 19 de diciembre de 2013

"No existe criatura más fascinante que aquella que es capaz de crear luz por sí misma."

Paul Pen
El brillo de las luciérnagas


"El único lugar en donde existes es en tu cabeza"

"Hay libros que hablan y ciudades que viajan"

"Iba descubriendo que era capaz de ir muy lejos,mucho más lejos de lo que había creído posible."

Paul Auster
El Palacio de la Luna


"Hay quien no sabe lo que le interesa hasta que empieza a hablar de algo que le aburre."

J.D. Salinger
El guardián entre el centeno



"Hay un tiempo para vivir y otro para estar muerto."

" La seguridad y la justicia no significan solamente que se castigue a las personas que hayan cometido crímenes. Igual de importante es que nunca nos demos por vencidos."

Henning Mankell
Asesinos sin rostro

lunes, 16 de diciembre de 2013

La segregación en las escuelas es un problema que afecta a toda Europa del Este. Y emerge como el símbolo de un mal mayor que recorre ya todo el continente: el odio a las minorías, con los gitanos, los árabes, los judíos y los negros como comunidades más perseguidas.

Al otro lado de Europa, en Holanda, Austria, Francia, Bélgica o Reino Unido, el poder político lleva algunos años tratando de convertir a las exiguas minorías gitanas en el chivo expiatorio de la crisis, o de la gestión de la crisis. Silvio Berlusconi abrió el fuego en 2008 censando y expulsando en masa a los gitanos en Italia; Nicolas Sarkozy tomó el relevo en 2010, y hoy el virus ha contagiado a los (supuestos) progresistas. 

Así el apartheid económico y racial y el odio al diferente comienzan a ser una seña de identidad en muchos de los 28 países de la UE. “la política está siendo devorada por la xenofobia inherente al sistema económico neoliberal”. Christian Salmon

 “Con la crisis, los políticos han mostrado su incapacidad. Así que, como no es fácil encontrar culpables, y la ciudadanía está frustrada, juegan la carta del extranjero. Pero hay que tener cuidado. Antes de la II Guerra Mundial había este mismo discurso” Omar Ba, responsable de la Plataforma Africana en Amberes

 “Todavía no nos pegan como a los gitanos, pero los ataques verbales son continuos, y hay gente que se ha ido de Budapest y otros que dudan si hacerlo” Anna Szeslzer “A veces se parece a lo que pasó hace 70 años. Pero no es igual. Hoy tenemos recursos que entonces no teníamos. Aquí hay ocho o diez asociaciones judías, y está la Unión Europea”. Ya, pero a los gitanos les atacan físicamente... “Esa es la gran vergüenza. Nadie hace nada para ayudarles, incluido yo. Por eso, cuando oigo a un judío meterse con ellos, grito y lloro”. Rabino, Istvan Horvath


  El fantasma del racismo recorre otra vez Europa

miércoles, 11 de diciembre de 2013

"La semana pasada, el locutor Fabiano Gomes, de la Radio Correo, de Paraíba, afirmó en el programa “Correo Debate” que la policía no debería perder su tiempo investigando los casos en que varios hombres divulgaron en Internet imágenes de mujeres desnudas o practicando relaciones sexuales.

 Se refería a un caso ocurrido en la ciudad paraibana de Pombal y al reciente suicidio de Júlia de Santos, de 17 años, en Piauí. Júlia y la gaúcha Giana Fabi, de 16 años, se ahorcaron en octubre tras sufrir linchamiento moral por colgar fotos y vídeos íntimos en las redes sociales.

 Algunas de las frases usadas por Gomes: “Desvergonzada es quien manda una foto desnuda al novio”, “Se pusieron delante del espejo a mostrar el chichi”, “La coqueta se sacó la foto desnuda para que el enamorado se hiciera una paja”. "

Si hubo reacción formal de repudio al episodio, merece la pena prestar atención también a la grabación, para escuchar la opinión de los oyentes, hombres y también mujeres, al apoyar las agresiones del locutor.

Si los comentarios son una muestra del sentido común, las niñas que mostraron sus cuerpos desnudos a hombres en quienes confiaban son “mujeres fáciles”. Es aterrador constatar que, casi a comienzos de 2014, tras todas las conquistas feministas, en un país gobernado por primera vez por una mujer, dos adolescentes hayan sido tan humilladas por exponer sus cuerpos y su deseo sexual que prefirieron morir.

Al sacrificarse (o ser sacrificadas), siguen siendo humilladas. En la segunda década del siglo XXI, en un Brasil asociado al mito de la liberación sexual de los trópicos, el cuerpo y el deseo femenino son tan amenazadores que la muerte no basta."


Vagina

jueves, 5 de diciembre de 2013

"...Hay muertos que no son como otros muertos, porque hay seres humanos que no son como otros. Todavía somos, en nuestra inmensa mayoría, supervivientes del siglo XX —un siglo en el que probablemente se hayan cometido los peores crímenes desde finales de la Edad Media: enfrentamientos salvajes entre imperios, guerras mundiales que han destruido generaciones enteras, exterminios en masa de pueblos dominados, holocausto contra los judíos, colonizaciones, experimentos atómicos en pueblos inocentes de Japón, “equilibrio del terror”— hemos visto de todo. Y es probable que no hayamos aprendido nada y que todavía estén por llegar numerosos crímenes de masas. Y sin embargo hay personas, centinelas de la humanidad, que atraviesan estos horrores y salen de ellos siendo más humanos aún, más optimistas en cuanto al futuro de la comunidad de los vivos. Estas personas son poco comunes y Nelson Mandela, junto con el gran Gandhi, es de esas personas...."


 
Nuestra parte negra

miércoles, 27 de noviembre de 2013

“Yo creo que la imaginación humana no ha inventado nada que no sea cierto en este mundo o en los otros” Gerard de Nerval

 “El espacio llama a la acción, y antes de la acción la imaginación trabaja. Siega y labra. Habrá que contar los beneficios de todas esas acciones imaginarias”
Gaston Bachelard


 “La poesía es un alma inaugurando una forma”
 Pierre-Jean Jouve

 “El alma inaugura. Es aquí potencia primera. Es dignidad humana. Incluso si la forma fuera conocida, percibida, tallada en ‘los lugares comunes’, era, antes de la luz poética interior, un simple objeto de estudio. Pero el alma viene a inaugurar la forma, a habitarla, a complacerse en ella”.
Gaston Bachelard

 “El hombre es mudo, es la imagen la que habla. Porque es evidente que la imagen sola puede sostenerse al mismo paso que la Naturaleza”
Boris Pasternark

 “El mundo es mi imaginación”
Arthur Schopenhauer

martes, 26 de noviembre de 2013


 "Vivimos consumiendo preceptos y productos sin cuestionarlos, por temor a la indiscreción de las respuestas y porque es más seguro acatar rutinas que incurrir en singularidades. Un ejercicio de esclarecimiento podría empezar con estas discretísimas preguntas:
¿Educamos a nuestras niñas para que en el día de mañana (si lo hay) sean ociosas princesas del jet-set? ¿Las educamos para Heidis de almibarados bosques? ¿Las educamos para futuras cortesanas? ¿Las educamos para enanas mentales y superfluas "señoras gordas"?
Así parece, por lo menos en buena parte de la bendita clase media argentina, dada la aberrante insistencia con que se estimula el narcisismo y la coquetería de nuestras niñas y se les escamotea su participación en la realidad.
La nena suele gozar de una envidiable amnesia para repetir la tabla del cuatro junto con una no menos envidiable memoria para detallar el último capítulo del idilio de tal vedette con tal campeón o el menor frunce del penúltimo modelo de Carolina de Mónaco cuando salió a cazar mariposas en Taormina con su digno esposo.
Consentimos y aprobamos que sea maniática consumidora de chafalonía, vestimenta, basura impresa y todo lo que, en fin, represente moda y no verdad. Consentimos que acuda al espejito más neuróticamente que la madrastra de Blancanieves, que sea experta en cosmética, teleteatros y publicidad, que exija chatarra importada o que calce imposibles zuecos para denuedo de traumatólogos.
Formamos una personalidad melindrosa cortando de raíz -porque todo empieza desde el nacimiento- la sensibilidad o el interés que podría sentir por la variada riqueza del universo.
-Es el instinto femenino -dicen algunos psicólogos de calesita. Eso me recuerda una anécdota. El director de una compañía grabadora estaba un día ocupado en comprobar cuántas veces se pasaba determinado disco por la radio.
-¡Qué bien, qué éxito, cómo gusta, cómo lo difunden a cada rato! -aplaudió entusiasmado. Y después agregó -: Claro que hay que ver la cantidad de plata que invertimos en la difusión radial de este tema...
Nosotros también programamos a nuestras niñas como a ese eterno infante que es el público. Les insuflamos manías e intereses adultos, les subvencionamos la trivialidad y luego atribuimos el resultado a su constitución biológica.
Las jugueterías, en vidrieras separadas, ofrecen distintos juguetes para niñas y para varones. En Estados Unidos, no hace muchos años los lugares públicos estaban igualmente divididos "para gente de color" y "para blancos". ¡Dividir para reinar!
A las nenas sólo se les ofrece -o se les impone- juguetería doméstica: ajuares, lavarropas, cocinas, aspiradoras, accesorios de belleza o peluquería.
Si con esto se trata de reforzar las inclinaciones domésticas que trae desde la cuna, ¿por qué no orientarla también hacia la carpintería o la plomería? ¿Acaso no son actividades hogareñas indispensables? Sí, lo son, pero remuneradas. He aquí una respuesta indiscreta.
Los juguetes para varones sortean la monotonía y ofrecen toda la gama de posibilidades humanas y extraterrestres: granjas, tren eléctrico, robots, microscopio, telescopio, equipos de química y electrónica, autos, juegos de ingenio y todo lo que, en fin, estimula las facultades mentales.
¿A la nena no le gustan los animales de granja ni los trenes? ¿No sueña con manejar un coche? ¿No siente curiosidad por el microcosmos o el espacio? ¡Cómo la va a sentir si es cosa de la otra vidriera, la de Gran Jefe Toro Sentado Blanco!
¿Es que el ejercicio de la razón y la imaginación pueden llevarla a la larga a desistir de ser una criatura dependiente y limitada, mano de obra gratuita y personaje ornamental? La respuesta es sumamente indiscreta.
En la casa y la escuela destinamos a la nena a reiterar las más obvias y desabridas manualidades, a remedar las tareas maternas... y a practicar la maledicencia a propósito de indumentaria vecinal.
La nena vive rodeada de dudosos arquetipos y la forzamos a emularlos, comprándole la diadema de la Mujer Maravilla o el manto de cualquier otra maravilla femenil. No falta tío que ponga en sus manos un ejemplar de "Cómo ser bella y coqueta", otro espejito más o la centésima muñeca.
Salvo raras excepciones como Reportajes Supersónicos de Syria Poletti, cuya heroína es una pequeña periodista, el papel impreso que suele frecuentar la nena -incluido el libro de lectura- le muestra a mujeres que, en la más alta cima del intelecto, son maestras. Las demás, aparte de consabidas hadas y brujas, son siempre domadas princesas o abotargadas amas de casas.
La nena sabe, por las revistas que devora como una leona, que en este mundo no hay mujeres dedicadas a las más diversas tareas, por necesidad o por ganas. Lo que es más grave y contradictorio, le enseñan a soslayar el hecho de que su propia madre trabaja afuera o estudia, como si éste no fuera modelo apropiado dada su excentricidad. Jamás vio -y si lo vio mojó el dedo y pasó la página- que hay mujeres obreras, pilotos, juezas o estadistas. Es tan avaro el espacio que los medios les dedican, ocupados como están en la promoción de Miss Tal o la siempre recordable Cristina Onassis.
Educar para el ocio, la servidumbre y la trivialidad, ¿no significa corromper la sagrada potencia del ser humano?
Por suerte, esta criatura vestida de rosa (no faltará quien diga, confundiendo otra vez causas con efectos, que las nenas nacen de rosa y los varones de celeste, cuando este negocio de los colores distintivos fue invento de una partera italiana, allá por 1919), esta criatura, digo, es fuerte y rebelde, dotada de una capacidad de supervivencia extraordinaria. La nena, en muchos casos, renegará de la manipulación y decidirá ser una persona. Pero ¿quién puede medir la dificultad de la contramarcha y la energía desperdiciada en librarse de tanta tilinguería adulta?
Mientras modelan a la pequeña odalisca remilgada, el tiempo pasa y llega la hora de la pubertad. Entonces los adultos se alarman porque la nena asusta con precoces aspavientos sexuales y emprende calamitosamente los estudios secundarios. Terminó los primarios como pudo, entre espejitos, telenovelas, chismografía y exhibicionismo fomentados y aprobados, pero al trasponer la pubertad se le reprocha todo esto y empieza a hacerse acreedora al desprecio que la banalidad inspira a quienes mejor la imponen y más caro la venden.
Los mayores ponen el grito en el cielo porque la nena no da señales de ir a transformarse en una Alfonsina Storni. Ahí empieza a tallar el prestigio de la cultura -desmesurado porque se trata de otra forma del culto al exitismo individual- y florece una tardía sospecha de que la nena no fue educada razonablemente. Cuando las papas queman, esos pobres padres de clase media argentina comprenden por fin que no son Grace y Rainiero y que la tierra que pisan no es Disneylandia.
En ese preciso momento aparece también el espantajo de la TV, esa culpable de todo. ¿Y quién delegó en ella las tareas de institutriz? La mediocridad de la TV no hace sino colaborar en la fabricación en serie de ciudadanas despistadas.
No se trata de reavivar severidades conventuales ni se trata de desvalorizar el trabajo doméstico ni inquietudes que, mejor orientadas, podrían ser simplemente estéticas. No se trata tampoco de mudarse de vidriera para suponer, por ejemplo, que el automovilismo es más meritorio que el arte culinario, o la cursilería más despreciable que el matonismo.
Toda criatura humana debe aprender a bastarse y cooperar en el trabajo hogareño y a cuidar, si quiere, su apariencia. Lo grave consiste en convencer a la criatura femenina de que el mundo termina allí.
Se trata de comprender que la niña no tiene opción, que es inducida compulsivamente a la frivolidad y la dependencia, que por tradición se le practica un lavado de cerebro que le impide elegir otra conducta y alimentar otros intereses.
La frivolidad no es un defecto truculento que merezca anatemas al estilo cuáquero o musulmán. Lo truculento consiste en hacerle creer a alguien que ése es su único destino, incompatible con el uso de la inteligencia. Lo grave consiste en confundir un espontáneo juego imitativo de la madre con una fatalidad excluyente de otras funciones.
A la nena no se le permite formar su personalidad libremente: se la dan toda hecha, y aprendices de jíbaros le reducen el cerebro para luego convencerla de que nació reducida. La instigan a practicar un desenfrenado culto a las apariencias y a desdeñar su propia y diversa riqueza humana. La recortan y pegan para luego culparla porque es una figurita. La educan, en fin, para pequeña cortesana de un mundo en liquidación.
¿No es eso corrupción de menores? "

María Elena Walsh  

diario Clarín, jueves 5 de abril de 1979.

«Acojo con beneplácito el coro de voces que piden que se ponga fin a la violencia que afecta a alrededor de una de cada tres mujeres a lo largo de su vida. Aplaudo a los dirigentes que están ayudando a promulgar leyes y a hacerlas cumplir, y a cambiar mentalidades. Rindo homenaje, además, a todos los héroes en el mundo que ayudan a las víctimas a sanar y a convertirse en agentes de cambio.»

 Ban Ki-moon

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

lunes, 25 de noviembre de 2013

Familia

 "-Con el primero sos más estricto, tenés más miedos. Con el segundo más permisivo, más tolerante. Al tercero llegás con más experiencia, pero también más cansado. Valentina, la más chica, no me vio en tele. Eso es una diferencia total. Igual, a mí, me mata Google: imaginate cuando yo digo No hagas esto. Jamás pensé que mi archivo me iba a afectar de esa manera."

 "-Bueno, no conmigo directamente, pero sí, está con nosotros en la empresa, en la parte digital. Tomás tiene 20 años ya, es músico, tiene una banda. Y tiene un tiempo ocioso: fue una conversación. El no quería ni ese trabajo, ni trabajar conmigo. Bueno, hasta que consigas otro, tenés este. Quizas no fue tan amigable la conversación, pero fue eso. Y el tipo resultó responsable, se levanta temprano todas las mañanas. Podría estar sonando con su banda y ni siquiera usa el apellido. Y yo valoro eso. La verdad, en mi casa, todos, mi esposa, mis hijos, han buscado un camino diferente, separado de lo que yo hice y han demostrado una independencia, un crecimiento."

 "-Es raro. En parte porque en algunos aspectos me comporto como un sub 35. Como usuario, por ejemplo: yo no puedo esperar para ver las cosas cuando se le ocurre a un gerente de programación. Quiero hacerlo a la hora que se me cante y, si quiero, me veo todos los capítulos juntos. Casi todos los días, tipo siete de la tarde, nos ponemos con mi hijo Matías a ver series, Breaking Bad o Game of Thrones, uno o varios capítulos."

Trabajo

 "-Ninguna. No me interesa mucho. No la veo, casi. Me fastidia que se hagan formatos de afuera, que no se piense. ¿Para qué queremos Extreme Make Over acá? Ya sabemos qué va a pasar, cuando se ponen a llorar... A mí me llaman para proponerme cosas y me hablan de dinero, me dicen traemos un formato de afuera. Y para mí es al revés: ¿por qué darle a otro un pedazo de lo que yo genero? ¿Sólo porque no me quiero poner a pensar y me compro un formato? Eso es de vago. Pensar no es difícil. Además, no entiendo la TV abierta. No la entiendo. Es para públicos masivos. No me interesa. Se perdió aquello que habíamos generado para volver a comprar afuera. Además, no me permitiría trabajar en la idea de otro. Y me cuesta entender cómo los tipos ven que baja el rating, que cada vez hay menos plata y nadie piensa Che, ¿y si hacemos algo mejor, no volverá el rating y el dinero?"

 "-No  veo CQC. Ésa es la verdad. Para mí murió el día que me fui. No me despierta nada. Quizás porque no le fue bien, sino quizás lo vería de otro modo. Hace cinco años que no estoy en la tele y creo que es una de las mejores cosas que hice en mi vida. Ahora puedo hablar de la tele más relajado. A mí hoy me fascinan otras cosas. Hoy veo Game of Thrones, veo un contenido, no veo un canal, no veo el horario, veo un contenido. Y me encanta ver el valor de la comunidad. Yo me voy a dormir temprano y me encanta saber que, mientras duermo, en algún lugar del mundo hay alguien subiendo esa serie u otra, muchos tipos haciendo eso, y otros poniéndole subtítulos y compitiendo por ver quién pone los mejores subtítulos. ¡Eso es una locura! ¡Y que a la mañana me despierto y está disponible, está todo ahí!" .

" Soy un buen vendedor. Tengo habilidad para vender entradas para recitales, es verdad. Pero, por ejemplo, ahora me llaman para dar charlas para empresarios, universidades... Me doy cuenta que cuando estoy contando mi historia, mi proyecto, me voy arengando. Me lo creo. Hoy, me doy cuenta de que me gusta no tener competencia en ese sentido, me relajó. Eso me garpa." " -Yo soy un bicho muy competitivo, ése era cien por ciento mi motor. Pero ahora me doy cuenta que estoy más tranquilo y quizás es justamente porque no tengo mucha competencia. Como que eso lo tengo desactivado. Estoy en un juego solo. Empecé diciendo ya van a ver lo que es Vorterix, vamos a ser líderes y la venganza... Y después dije: no importa el rating, esto es otra cosa. Ya lo van a entender. No es radio, es un estudio con cámaras, un estudio de grabación, no es televisión pero hay imágenes en vivo y en diferido, es streaming, es grabar discos, es el teatro donde producimos conciertos, es la agencia digital, es e-learning, son las apps que desarrollamos para clientes.
 ¿Sabés qué? Yo no juego al golf pero siento que en parte esto es como el golf. Es contra mí. Siempre jugás contra vos mismo. Jugás a hacer menos golpes. Por eso sé que no tengo que jugar al golf. Me haría adicto a eso. Hay dos cosas que no tengo que probar: la metanfetamina y el golf."

 " ¡Lloré como un nene! Angustiado. Una semana no dormí. Sufrí mucho cuando sabía que me iba de la radio. Fue tremendo. Sin embargo, no sé. No volví más. El otro día vino De la Puente acá a la oficina, él es un hermano de la vida, pero un hermano de la vida, eh, y me dice: ¿Tengo que venir acá a verte? Y sí, no sé, la Rock & Pop queda a tres cuadras y no sé. es como que me voy de un lugar y me voy. Me voy del todo." " En lo laboral ésta es mi última gran jugada, eso lo sé. Yo no tengo ese espíritu emprendedor de empresarios tipo Eurnekian, Eskenazi, el dueño de Arcor, Rocca, hombres de negocios que siguen ahí arriba peleando. Hay que tener ése espíritu. Yo los entiendo, pero uno, yo, tengo que ser más hábil. En algún momento hay que decir ya está. Ahora estoy en un plan a cuatro, cinco años, pero siempre soñé con retirarme del todo."
 "-La fantasía de retirarme temprano la tengo. Hay algo en mí de tener eso como norte. Obviamente entiendo que es una fantasía. En mi negocio, los conductores son tipos que terminan yéndose por viejos y olvidados. En realidad, soy eso: un conductor. Un conductor con iniciativa, con autogestión, a lo mejor un poco megalómano. Necesito controlar el producto cien por ciento. "

 "Fuera de la tele ya comprobé algo: la verdad, no tengo la vanidad de la mayoría de los tipos que están en el medio. Estar o no estar me da lo mismo. No me pasa por ahí. Yo es como que me corrí de ese lugar. Mi deseo de estar en pantalla ahora va por Internet. No necesito más que eso. Pero mi avidez tecnológica me tienta, me lleva y me divierte. Y después me pasa que termino armando estructura, equipos, para llevar adelante esas ideas... Yo experimento. De repente estoy atrapado en cosas indeseables. Yo que sé. Desarmé el área de Asuntos Internos, digo, Recursos Humanos. Y después me preguntaban a mí cuándo se va la gente de vacaciones. ¡Yo que sé de las vacaciones!"

 Futuro

 "-Yo soy tontamente optimista. Me encanta ir viendo los comportamientos de la gente, las métricas. Cuánta gente nos ve en HD, cuántos se descargan la aplicación. Es gracioso lo rápido que va todo. No hace mucho tiempo que hicimos el primer concierto en streaming. ¡Y ahora cuando no transmitimos en vivo nos putean! Las cosas, los contenidos, son nuestros por muy poco tiempo." ." Aunque ahora los padres me saludan y los chiquitos ya no saben quién soy."

domingo, 13 de octubre de 2013

“La noche del viernes, siete de los 21 cuerpos que llegaron a Lampedusa eran de niños, pequeñísimos todos, entre seis meses y un año. Verlos llegar uno detrás de otro ha sido una tortura, una tortura infinita”

 “Cuando la barcaza volcó, agarré a la niña pequeña y la apoyé en mi pecho. Mi mujer estaba muy lejos, pero nuestro otro hijo había desaparecido. Luego lo hemos visto flotar, muerto, no hemos sido capaces de alcanzarlo”

 “y todos festejaron el nacimiento como una señal de fortuna. Pero poco después el barco se fue a pique y murió. De toda la familia que viajaba junta, solo quedó el marido”. “Temíamos que se suicidara”,“no queríamos quitarle el ojo de encima, ¿pero quién nos dice que esos que no abren la boca, que están sentados en un rincón y no quieren ni probar bocado, no escondan una historia parecida? ¿Qué habrán visto en el mar? ¿A quién no habrán podido salvar?”.


  Lampedusa



"Me enfermé por el agua y los alimentos, llevamos mucho tiempo en muy malas condiciones"

"Cuentan nuestros abuelos que hace 47 años hubo una desgracia muy parecida y las autoridades también hablaron de reubicarnos, pero al final no se hizo"

"Ya hemos hablado con el director y vamos a instalar unas lonas en la cancha de baloncesto para que puedan tomar clase sin mojarse"

"Que no nos olviden"

Sierra de Guerrero

viernes, 4 de octubre de 2013



«El mayor hechicero (escribe memorablemente Novalis) sería el que hechizara hasta el punto de tomar sus propias fantasmagorías por apariciones autónomas. ¿No sería ese nuestro caso?» yo conjeturo que es así. Nosotros (la indivisa divinidad que opera en nosotros) hemos soñado el mundo. Lo hemos soñado resistente, misterioso, visible, ubicuo en el espacio y firme en el tiempo; pero hemos consentido en su arquitectura tenues y eternos intersticios de sinrazón para saber que es falso.»

 Jorge Luis Borges

 Otras inquisiciones

viernes, 6 de septiembre de 2013


"Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas."

 Rodolfo Walsh.

sábado, 31 de agosto de 2013

"Nosotros, los habitantes de la Tierra, tenemos un talento especial para arruinar las cosas grandes y hermosas."
 Crónicas marcianas
 Ray Bradbury

 “El Olvido está lleno de Memoria.”
 Benedetti

 "Así estamos, cada uno en su orilla, sin odiarnos, sin amarnos, ajenos."
 La tregua Mario Benedetti

 "Huir no soluciona los problemas cuando uno ha sido herido en serio. Al fin y al cabo, allá donde vayas llevarás contigo la cabeza y el corazón."
 Stephen King

 "Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives."
Kafka

 "Quien hace una pregunta debe ser capaz de soportar la respuesta."
 George R. Martin

 "Tenemos un montón de goteras en nuestra realidad."
Philip K. Dick


 "Hasta Dios se va de vacaciones en agosto."
 El Coronel no tiene quién le escriba
Gabriel García Márquez
“Tú para mí y yo para ti nos volvimos poco a poco el amigo con quien quejarse: me duele la herida, me quema la herida. Me eres tan necesario como el precipicio para tener a dónde lanzar la piedra sin oír el fondo. Pero no tenemos más que palabras. Estamos condenados a ellas”.

Rainer Maria Rilke

 “Carta de Año Nuevo”

martes, 20 de agosto de 2013

I. En 1895, consultado por el doctor Ernest Bloch, Freud recomienda tratamiento para un niño de seis años que sufre pesadillas. El chico sueña que lo persiguen, que cae en un abismo y que lo castigan hasta morir.
 El padre, un funcionario de la aduana austríaca, no acepta el consejo porque teme que lo acusen de maltratar a su hijo. El muchacho de las pesadillas será conocido como Adolf Hitler. El episodio se difunde en un Congreso Mundial de Neurología celebrado el año pasado en Buenos Aires. Algunos desmesurados creen que la ciencia puede sanar al mundo. Tal vez el holocausto, piensan, se hubiera evitado de haber atendido a tiempo a ese chico. La indicación de Freud, suponen, pudo cambiar la historia.

 II. Un informe de los psiquiatras de la Corte Suprema de Justicia concluye que Alfredo Astiz no es un enfermo mental. Los especialistas argentinos encuentran rasgos esquizoides, paranoides, perversos y depresivos en el imputado. Dicen que tests de personalidad revelan que Astiz experimenta placer ante el dolor ajeno. Afirman que esa característica es común a muchos torturadores.

 III. El 15 de enero de 1973 se estrena en el teatro Payró de Buenos Aires El señor Galíndez de Eduardo Pavlovsky. Una dramática testimonial del terrorismo de Estado en la Argentina. La obra relata espesuras existenciales que desbordan las psicologías. Pone en escena lugares comunes del horror. Acciones familiares (esperar a alguien, limpiar una mesa, barrer el piso, tender una cama, ir al baño, ordenar papeles, hacer gimnasia, leer una revista). Impaciencias y movimientos apaciguadores. Opiniones generales sobre cómo se pierde el romanticismo, sobre el sabor de la intimidad o sobre la inconstancia de la juventud. Imágenes cotidianas: tapas de revistas con actrices y modelos, fotos de futbolistas y boxeadores. Cosas que pasan en la proximidad de los cuerpos que esperan: exasperaciones, acercamientos, rechazos, confusiones, violencias. Sorpresivas confidencias. Especulaciones sobre qué quiso decir (de verdad) el otro. Sentencias y enseñanzas que hablan con la voz de la experiencia. Momentos en los que es inútil hablar. Conversaciones agrietadas por sospechas y desconfianzas. Gestos inocentes y divertidos. De pronto un hombre habla con la mujer por teléfono. Pregunta por su hija: si la abrigó o si repasó las tablas de multiplicar. (Hola, Rosi, el papi habla. ¿Cómo le va a la muñequita? ¿Me querés mucho? Y cómo no te voy a querer si soy tu papi. Bueno, hacé los deberes y obedecela a la mami. Sí, mi vida, sí. Chau, tesoro.). Le manda besos. No quiere que la suegra se meta en su casa. No recuerda dónde puso la boleta de la luz. Se enoja cuando lo celan. Cosas que pasan. Movimientos colgados de nada. Cabos sueltos. Datos imprecisos, casi innecesarios. Automatismos de chicos que se defienden. Que se sienten jodidos por un extraño. Rebeldías que se muerden la lengua cuando hablan con la autoridad. Pequeñas costumbres y minucias. Hazañas miserables. Expresiones disparatadas, ocurrentes, absurdas. Modales de pibes de barrio que respetan a sus mayores. Obsecuentes que reciben, por teléfono, órdenes de Galíndez (Hola. Sí, señor. ¿Cómo le va a usted, señor? Muy bien, muchas gracias señor. Pierda cuidado señor. ¿Cómo? Sí, señor estoy escuchando. Perfecto, señor. Sí, señor...y bueno, nuestra misión es esperar, señor. Comprendido, señor. ¡Entendido! ¡A sus órdenes, señor!). Nerviosismo de cuerpos a punto de estallar. Delirantes que laburan para Galíndez aunque nunca le vieron la cara. Desesperados que intuyen que no son imprescindibles. Que temen perder su protección. Que saben que cualquier sacudida de las circunstancias puede hacer también de ellos hombres muertos. Esclavos de leyes mafiosas. Dependientes de la fragilidad e inestabilidad de sus pactos. Ambiciosos que luchan por progresar. Hijos de puta que tienen miedo. Que están muertos de miedo.


IV. Los responsables de actos de terrorismo de Estado en la Argentina deben ser procesados y condenados. No necesito argumentar razones psicológicas o psicoanalíticas para justificar esta afirmación (no se trata de decir que hay que recordar para no repetir, elaborar para no sufrir, o que un pasado traumático se cierne como pesadilla en el presente). No hablo en nombre de las humanociencias. Expreso una voluntad. Eso es todo. No necesito peritajes psiquiátricos ni psicológicos para constatar una supuesta inclinación al horror que, tal vez, podría hallarse en cualquiera de nosotros. Me parece necesario (volver a) situar los hechos de terrorismo de Estado como parte de la racionalidad del capitalismo en la Argentina. Los saberes que explican el mal como monstruosidad personal o patología moral tienen, al cabo, un efecto encubridor. Sustraen de la discusión el problema de la funcionalidad política de la barbarie. ¿Cómo son los torturadores de la obra de Pavlovsky? Son hombres comunes: padres, hijos, maridos, empleados, trabajadores. Pero que sean personas como todos ¿significa que cualquiera puede ser un torturador? ¿Que la mayoría tenemos un costado perverso que desconocemos? ¿Que, dadas las circunstancias, ninguno resistiría la tentación de violar un cuerpo indefenso? ¿Que el mal gobierna en la intimidad del deseo? ¿Que la civilización es una sofisticada barrera de contención para el descontrol pulsional? ¿Que, incluso, las personas más buenas y solidarias son malvados travestidos? ¿Que el bien es sublimación del mal? ¿O que hasta perdedores, tristes, melancólicos (inofensivos socialmente) son sádicos atemperados que ejercitan la violencia contra sí mismos? La igualación de todos ante el mal (ya sea como tendencia pulsional o formación de goce) es discutible. Propaga una difusión de principios universales y homogéneos. Un reinado indistinto y general. Un apartado moral en el que todos somos, en potencia, culpables. Por mi parte, insisto en plantear el problema de la subjetividad como espacio político de una pregunta: ¿por qué no todos somos cualquiera?





V. Recuerdo un relato de Franz Kafka que se llama En la colonia penitenciaria. Transcurre en una isla de seguridad y disciplina severas. Un extranjero es invitado a presenciar la ejecución de un hombre condenado por desobedecer e insultar a un superior. El castigo consiste en inscribir sobre su cuerpo la disposición que él mismo violó. Por ejemplo: "Honra a tus superiores". El detenido no sabe que ha sido procesado ni tuvo oportunidad de defensa. En un valle desierto, el oficial y el extranjero hablan junto a la máquina inventada para la ejecución. La descripción del aparato ocupa casi toda la narración. También están presentes un soldado y el condenado. El procedimiento de castigo no cuenta (ahora) con muchos partidarios en la colonia. El oficial explica el funcionamiento del artefacto vestido con un estrecho uniforme de gala cargado de charreteras y adornos. Hace mucho calor y respira fatigado. Sube escaleras, examina piezas, revisa engranajes, ajusta tornillos. Cada tanto se lava las manos. Todo lo hace con cuidado. Recuerda que, en tiempos del antiguo comandante (quien diseñó y construyó la máquina) la colonia era una organización ejemplar. Muestra orgulloso el aparato. La Cama cubierta de algodón sobre la que se coloca al condenado. Las correas para atar pies, manos o sujetar el cuello. Una mordaza para que la víctima no grite ni se muerda la lengua. El mecanismo, conectado a una batería eléctrica, que realiza imperceptibles y rápidas vibraciones. Las oscilaciones calculadas y sincronizadas con los movimientos de la Rastra: un dispositivo de agujas que rasgan el cuerpo estremecido del condenado ( "unas sirven para escribir y otras, más cortas, arrojan agua para lavar la sangre y mantener limpia la inscripción."). Por último, el Diseñador que dirige y regula el movimiento de las agujas de acuerdo a la inscripción de cada sentencia. En la lógica de En la colonia penitenciaria no se persigue la confesión del inculpado. O su examen de conciencia. Ni el arrepentimiento. Tampoco alcanza con tatuar la ley sobre su cuerpo. Se pretende ir hasta lo más hondo: hacer hablar al alma con las palabras del poder. El oficial exhibe diseños preparados por el antiguo comandante. Planos llenos de líneas indescifrables. Las inscripciones ocupan sólo una franja del total de la superficie. El resto está cubierto con hermosos adornos. El procedimiento dura doce horas. Cuando el condenado traspasa la experiencia del dolor, comienza a descifrar el secreto ("estira los labios hacia afuera como si escuchara"). El oficial se disculpa por el chirrido espantoso de una rueda. Explica que el nuevo comandante redujo las partidas de mantenimiento. Cada tanto se rompe o descompone algo. Los repuestos no se consiguen, llegan tarde o son de mala calidad. Incluso, al no cumplirse la norma de ayuno, los condenados dejan la máquina peor que una pocilga. A veces, la sangre y excrementos humanos afean la visión de la sentencia o la ensucian.



VI. No expongo la historia como símbolo de injusticias, ni como muestra de inhumanidad o como parábola de que el poder inscribe sus intereses y normativas en los cuerpos de los débiles. Tampoco como ilustración del dicho "la letra con sangre entra". No busco metáforas brutales para volver a denunciar el terrorismo de Estado en la Argentina. No conviene abusar de las alegorías. Entre otras cosas, por la estrechez de los simbolismos y la ingenuidad de los paralelos. Las simplificaciones gustan de apariencias unívocas y de correspondencias perfectas. Me intereso por la ficción como relato de un singular. Como narrativa que resiste la tentación de lo general, de lo homogéneo o de la interpretación disciplinaria. Tanto En la colonia penitenciaria como El señor Galíndez me sorprenden por cómo la racionalidad participa del horror. Cómo traza su ruta entre equívocos, absurdos o lógicas que parecen inofensivas. Cómo, a veces, esa inteligencia realiza sus metas sin estremecerse ante la tortura y la muerte. Para los protagonistas de El Señor Galíndez o para el oficial de En la Colonia Penitenciaria no es evidente que están haciendo mal. Permanecen inocentes y viven sus actos sin culpa. Lo defectuoso (si existe) aparece desplazado en otra parte: en alguien que cambia las órdenes haciéndose pasar por Galíndez o en el nuevo comandante que no entiende la estética del procedimiento.

VII. Hannah Arendt en su libro Eichmann en Jerusalén (1963) observa que uno de los responsables de asesinar a millones de seres humanos, no parece un hombre malo. Es un burócrata obstinado en hacer correctamente su trabajo. Una criatura meticulosa que no manifiesta odio personal contra sus víctimas. Ni goza, enfermizo, con el sufrimiento de los condenados. Interpreta y satisface a sus superiores. No es un monstruo. Dirige uno de los más atroces programas de exterminio de la historia de la humanidad, como si administrara una oficina de correos. Hannah Arendt llama banalidad del mal a esa práctica común y rutinaria del horror. Al empeñoso deseo de obedecer y cumplir órdenes. Sin importar el precio. Sin dudas ni remordimientos.

VIII. Nada asegura que los criterios diagnósticos en uso entre psiquiatras, psicólogos y psicoanalistas sean más confiables que las conclusiones de Cesare Lombroso. Un médico carcelario (inspector de manicomios y experto en psiquiatría, ciencia penitenciaria y medicina legal) que a fines del siglo XIX identifica la suma de rasgos morfológicos que delatan la presencia del mal. Según Lombroso el gusto por el horror es un resto de nuestra herencia animal. Los criminales son criaturas gobernadas por instintos primitivos. Para apoyar su argumento, recuerda que entre animales la crueldad es moneda corriente. Presenta ejemplos: el de una hormiga cuya furia homicida la impulsa a matar y despedazar a una pulga; o el de una cigüeña que, junto con su amante, asesina a su marido; o el de unos castores que se asocian para matar a un vecino solitario; o el de una hormiga macho que, como no tiene acceso a las hembras reproductoras, viola a una obrera hasta provocarle la muerte en medio de atroces dolores. Lombroso está convencido de que el mal por el mal puede ser detectado en forma precoz. Un gran número de signos físicos y morales distinguen a los criminales de las personas honradas. Compara cerebros y cráneos de acuerdo a sus tamaños. El diámetro de las mandíbulas, la espesura y el color de los cabellos, el tipo y las formas de las barbas, la palidez y tersura de los rostros. Alerta que los homicidas tienen manos gruesas y cortas. Los ladrones y salteadores de caminos desarrollan dedos largos. Los estafadores son zurdos e inteligentes. Los abusadores de menores tienen talla pequeña y peso abultado. Los autores de heridas se apasionan por el juego. Los insanos son casi siempre alcohólicos. Muchos criminales temen a Dios. Los ladrones son poco religiosos. Los incendiarios casi todos locos. Los homicidas nunca totalmente calvos. Los violadores de mujeres vírgenes exhiben narices protuberantes. Los hombres honrados tienen la nariz con forma de pico ganchudo, ya ondulosa, mejor larga, de mediana longitud, con base muy frecuentemente baja, en casi ningún caso desviada. Los degenerados presentan las orejas separadas de la cabeza. Los sometedores de niños o niñas llevan una arruga especial en la frente que denuncia la marca del vicio. Las personas rectas y probas despiden secreciones menos ácidas. Los hombres y mujeres infames carecen de gusto. Los criminales tienen el paso izquierdo muchos más largo que el derecho. Casi todos los reos comunican sus pensamientos por medios de señales. Los homicidas y ladrones poseen un lenguaje con cuarenta y ocho gestos innatos. Los desenfrenados tienen debilidad por los tatuajes. Los violadores tapizan su piel con signos obscenos y jactanciosos. (Lombroso comenta el caso de un condenado que llama su atención. Un hombre que lleva la historia de sus crímenes grabada sobre su cuerpo. Un sujeto sin moral que exhibe, en la piel, la lista de sus amantes. Y escribe lo que sigue: "Junto a éstas figuras y al lado de otras que el respeto al público me prohibe citar, veíase con sorpresa el diseño de una tumba con este epíteto: 'A mi querido padre'. ¡Extrañas contradicciones del espíritu humano!"). Pero una de las rarezas más notables de los criminales de Lombroso es la resistencia al dolor. Cita el caso de un ladrón que se deja amputar una pierna sin gritar, entreteniéndose después en jugar con el pedazo cortado. O el de un asesino que, terminada su condena, ruega que le permitan continuar en prisión; y que viendo rechazado su pedido se desgarra (con el mango de una cuchara) sin expresar malestar. O el de un condenado que antes de ser decapitado, es atenazado en ocho lugares diferentes, sufriendo esos tormentos sin quejarse. Lombroso considera que esa analgesia explica la insensibilidad moral y la indiferencia por la vida de un semejante. Razona que cuando vemos sufrir a otra persona evocamos, ayudados por la memoria, sentimientos similares. La identificación es el móvil de la compasión. Pero cuando no hay sensibilidad tampoco hay compasión.


IX. No se trata de ridiculizar las teorías de la escuela italiana de Cesare Lombroso. O de aprovechar su lado cómico cien años después. El conjunto de signos que, según Lombroso, delatan secretos del alma humana configuran un mamarracho totalizador. Pero no conviene desairar ese proyecto cientificista. Creo que sobrevive, aunque bajo formas más sutiles, en muchas de nuestras ideas. No es que el mapeo de la antropología criminal esté mal hecho o que sus datos no sean confiables. Tampoco me parece que estemos a salvo del ridículo con aplicaciones psicosociológicas. O con diagnósticos hechos con palabras freudianas.

X. Circula entre mis colegas una especie de bestiario psiquiátrico internacional que colecciona fábulas (que designa como observaciones empíricas) de miles de criaturas sufrientes. Un compendio clínico que se usa como manual de fácil y rápido manejo. Una taxonomía de los comportamientos de hombres y mujeres que se sienten tristes, ansiosos, aterrorizados, deprimidos, dependientes, impulsivos, insomnes, desorganizados, inseguros, distraídos, irritables, desmemoriados. Un listado de rasgos que hacen distinción en una multitud de pacientes. Una concertación diagnóstica flexible en la que, de alguna manera, encajamos todos. Una bolsa ejemplar en la que entra un poco de todo pero no mucho de cualquier cosa. Un asunto de igualaciones diagnósticas y estadísticas. Un breviario de reacciones que silencian eso inclasificable que en cada uno hace diferencia. Un espectáculo de fijezas que hace olvidar lo que en cada cual provoca sentido. Colecciones de lugares comunes y homogéneos que alisan pasiones que son irregulares. Tal vez, la pregunta por lo singular restituya lo accidental e indecidible. Las arrugas caprichosas de la subjetividad. También la necesidad de pensar la cuestión política como vacío disciplinario. Comento (con algunos retoques) la sumatoria de características que exhibe el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, el DSM IV, de la American Psychiatric Association, para trastornos obsesivos-compulsivos de la personalidad. Los torturadores de Pavlovsky, el oficial de Kafka, o la banalidad de Eichmann pueden incluirse en los dominios fiables de ese casillero. Son gente preocupada por el orden, la perfección y el control de sí mismos y de los otros. Personas poco flexibles y casi nunca espontáneas. Exageradas con las reglas, detalles triviales, protocolos y horarios. Interesadas más en los aspectos formales que en los objetivos de la actividad que llevan adelante. Contrariadas cuando las rutinas son alteradas por retrasos y otros inconvenientes. Tienen dedicación excesiva y mucha concentración en su trabajo. No se toman una tarde para descansar, un fin de semana para distraerse o un momento para relajarse. Hacen su tarea con mucho cuidado y organización. Son respetuosas de la autoridad. Cumplen las normas al pie de la letra. No les gusta delegar. Insisten en que todo se haga a su manera. Dan instrucciones pormenorizadas sobre cómo se tiene que hacer cada cosa. Suelen ser avaras y egoístas. Temen catástrofes futuras. Con frecuencia son hostiles y agresivas. Viven sumergidas en una sensación de urgencia.

XI. A fines de la década del setenta, trabajo como psicólogo en el Centro de Salud Nº3 de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Una compañera me recomienda para coordinar grupos de adolescentes con problemas vocacionales. Me permiten ingresar al Servicio de Psiquiatría Preventiva. Pero, al tiempo, el jefe del Servicio opina que no tiene sentido que chicas y chicos hablen de lo que les pasa en voz alta sin plan ni conducción. Decide aplicar entre los consultantes el Test de Szondi. Una prueba ideada por un médico húngaro obsesionado por la incidencia de la dinámica instintiva en el destino de la gente. A diferencia de otros tests proyectivos que se proponen deducir fuentes ocultas de nuestros actos a través de láminas de manchas o de escenas dibujadas, Szondi elige investigar con fotografías de enfermos mentales. Busca activar impulsos que hacen guarida en zonas sombrías e indecibles del alma. Quiere espiar el campo de batalla vivo de la herencia. Visitar comarcas que combaten en cada uno de nosotros. Según Szondi las formaciones de carácter o las tendencias profesionales son resultado de complejas pulseadas en la mesa del alma. Incluso cree que los individuos insanos son criaturas que padecen una sobredosis instintiva inmanejable. Dice que su prueba permite pronosticar el destino. Predecir amores, trabajos, amigos, enfermedades, la muerte. Agrupa 48 fotografías en seis series de ocho imágenes cada una. Cada serie contiene figuras representativas de un factor instintivo. Son imágenes seleccionadas entre miles de enfermos mentales: hermafroditas, asesinos sádicos, epilépticos genuinos, histéricos, esquizofrénicos catatónicos, esquizofrénicos paranoicos, depresivos melancólicos y maniáticos. Los retratos, en gran parte extraídos de libros de psiquiatría de principios de siglo, corresponden a personas de diferentes países. Recuerdo la sala en penumbras. El jefe del Servicio dice: "voy a mostrarles unas fotografías. Mírenlas y elijan la de la persona que consideren más simpática. Opten pronto, sin pensar mucho". Un proyector expone, enseguida, la primer serie de ocho fotografías. El clima es íntimo, casi secreto. Los chicos tienen que consignar sus elecciones en un formulario. Imágenes que actúan, según Szondi, como un despertador de pesadillas instintivas. Al rato, pide otra, también, simpática y, más tarde, dos antipáticas. El jefe del Servicio lamenta no seguir las indicaciones de Szondi al pie de la letra: aplicar la prueba por lo menos diez veces. Pocos chicos sobreviven a la segunda toma. Pero, a pesar de obstáculos e impurezas, saca conclusiones: una vez expuso que, según sus cálculos, una jovencita presentaba tendencias masoquistas; pero que, sus exigencias sádicas, se encontraban (por suerte) bien sublimadas. Y que, por lo tanto, era conveniente (a fin de completar una correcta canalización pulsional) recomendarle que se desempeñe como niñera, o tal vez como pediatra o, incluso, como psicóloga infantil. Detectaba, además, en la muchacha signos inequívocos de frigidez, pero por cuestiones éticas mantenía el dato en reserva. Otra vez encontró en un chico, que se había burlado del test en forma agresiva, los signos de Cain. Dijo que el muchacho juntaba odio y que sus elecciones denunciaban rasgos latentes de homosexualidad anal. Recuerdo que casi todas las imágenes eran feas. Retratos de gente rara. A veces, no distinguía si se trataba de hombres o mujeres. Algunos me despertaban miedo. Otros me ponían triste. Una de las mujeres (la de la letra k de la serie V) me parecía bonita. Una vez me noté parecido al hombre de la serie III que tenía la letra m. Por si acaso, nunca lo mencioné. Tenía bigotes y una sonrisa que me era familiar.

XII. En ocasión de la sanción de la Ley de Obediencia Debida (1987), tratamos1 de explicar las razones subjetivas del acatamiento ciego a una autoridad. Intentábamos no caer en lugares comunes: como la exageración de un deber, o el cumplimiento irreflexivo de un encargo irracional, o la presión moral por pertenecer a una institución disciplinada, o la subordinación de almas dóciles y sumisas, o la activación de impulsos crueles, destructores y serviles propios de una supuesta naturaleza humana. Pensábamos que la obediencia criminal no se explica porque un individuo sufre influencias del medio o experimenta impulsos irrefrenables. Incluso advertíamos que psicologías del individuo obediente, o estudios sobre instituciones autoritarias (que analizan la familia, la escuela, la iglesia o el ejército) o teorías sobre patologías sociales de acatamiento, pueden tener efectos despolitizadores. Pero caíamos en una argumentación (si no peor) por lo menos equivalente. Intuíamos que un modo de reponer el problema político en el centro de las teorías del sujeto era pensar las relaciones entre deseo y poder. Cito un fragmento del razonamiento: "¿Cuáles son las condiciones del sujeto que posibilitan que desee acatar sin límites las exigencias del poder? El que obedece ciegamente se halla poseído por una creencia: reencontrar, a cambio de la sumisión, aquello que le falta. Si el deseo se define por la carencia de objeto, esa falta (constitutiva del sujeto) moviliza la persecución desesperada de algo. Una ausencia que halla sustitutos pasajeros en los objetos cincelados por la historia social. La obediencia ciega es una de las figuras que ofrece el poder para cautivar al deseo. Pero no se trata de un objeto más: es una modalidad de lazo social que produce subjetividad." Es cierto, la potencia deseante puede estar al servicio de cualquier cosa (incluso, claro, de la muerte, la tortura y otras formas de crueldad). Pero, al cabo, el argumento es ingenuo. El análisis de los actos de terrorismo de Estado (a pesar de considerar la fascinación por el poder, el amor por la autoridad, el deseo de formar parte de una voluntad superior o la complicidad de intereses) choca contra un resto que resiste las explicaciones disciplinarias. ¿Por qué militares argentinos no dudan de la moralidad de sus crímenes? ¿Por qué, ni siquiera reconocen a esos hechos como criminales? ¿Por qué no lamentan haber hecho lo que hicieron? ¿Por qué desearon hacerlo? El haberlo hecho no sólo es un verosímil moral e ideológico, sino una realización política. No todos (es decir no cualquiera) se hace sujeto de una voluntad así. El horizonte de opciones posibles se resuelve en forma distinta para cada cual. Tal vez el misterio de la diferencia sea terreno de la angustia, pero, también, de la política.

XIII. La existencia habla muchos idiomas. Algunos extraños e indescifrables. Entre todas esas lenguas, no obstante, aprendemos a vivir. Cada cosa admite más de una interpretación. Vagamos sin contar con verdades absolutas. Es difícil desandar las sendas y trayectos que conducen al establecimiento de una verdad para cada uno. La subjetividad es territorio de consentimientos, sublevaciones e indiferencias. Cuando un pensamiento intuye (o constata) que el Estado, el Derecho, la Justicia, la Moral, la Ley son convenciones enloquecidas en manos de un enemigo, estalla (otra vez) en angustia, soledad, desierto. Tal vez los saberes disciplinarios son terapéuticas que vienen a asistir a la razón después de la estampida. Calmar la angustia, acompañar la soledad, llenar el desierto. Pero la razón disciplinada, al cabo, parece un alma sobremedicada. Un conjunto de explicaciones planas. El desastre pone a la vista un estado de vértigo, de tensión, de peligro. La asistencia de ese desgarro (cuando no sólo es acción apaciguadora o pensamiento complaciente) necesita interrogarse por las razones políticas de la barbarie. Tal vez esa pregunta sea un modo de crítica. Que no logra ocultar, por momentos, su desorientación.

La cuestión política como vacío disciplinario
No todos somos cualquiera

Marcelo Percia
Junto con Edgardo Gili.

Campo Grupal

viernes, 16 de agosto de 2013

"La entrevista de Alejandro Fantino a Charly García en “Animales sueltos”  comenzó anoche, a las 23.30, y terminó hoy, a la una de la mañana. Al final, tenías la sensación de haber estado en otra parte durante una hora y media. Sí, en otro sitio, muy lejano. Lejos de tu televisor, tu sofá, tu modo de ordenar la realidad. Algo de eso hubo. A medida que dialogaban, casi sin darnos cuenta, nos mudamos al universo Charly García. Él, de buen ánimo, pintó su mundo a su manera, como un pintor impresionista. Una pincelada aquí y otra allí, Charly fue componiendo el cuadro. Y ahora que lo miro a la distancia, lo que se me aparece es un paisaje donde conviven la lucidez, el talento y el dolor.
“Tuve la desgracia de que se me murieran mi papá y mi hermano en una semana”, dijo con una pincelada que te sobresaltaba. Y habló de ese papá —físico, químico y matemático, autor de libros de texto y dueño de una fábrica de fórmica—, que “cuando se ponía en pedo, tocaba tangos muy lindos”. De pronto, Charly captaba un instante de luz y hablaba de la música un buen rato.  “La música no son las notas sino la distancia entre las notas. En el universo hay silencio. La música está. Está en todos lados. Los ruidos son música. Me molesta que digan ‘mi música’, porque no se puede usar a la música como si fuera una prostituta y ponerla a trabajar para uno”. Fantino le pidió que contara su relación con Palito Ortega. Entonces, Charly se elevó aún más alto que su talento musical. Se lo veía altísimo, allí arriba, en la cima del agradecimiento. Comentó que él y Palito habían tenido mil enfrentamientos. “Era como un Boca -River: la música como arte y la música para vender, la música como latas de arvejas. Ocurrió que yo hice unas declaraciones en Punta del Este y él me llevó a juicio”. Pero parece que el destino arma sus planes sin reparar en tribunales ni arvejas. “Un día, Palito y yo volvimos a hablar —recordó Charly—. Y un día me internaron y él me vino a buscar. Yo no esperaba que justo él me viniera a buscar. Pero me vino a buscar y me dio un hogar, un estudio, su familia. No era fácil sacarme de donde estaba internado. Pero él se metió con la jueza, hizo los trámites… Palito luchó como loco, porque si no, me iban a llevar a un lugar peor”, detalló. “Las drogas a cada uno le hacen distinto—admitió—.Yo fui víctima de mi ignorancia, del prejuicio y, lamentablemente, de los que estaban cerca de mí”. Desde esas sombras, su relato volvió a la gratitud: “Palito me salvó la vida”, dijo Charly García. Y no era  una metáfora. Más tarde llegó el turno de Mercedes Sosa. “Mercedes fue mi amiga, mi madre y mi novia”, definió. Y creyó necesario aclarar lo del noviazgo: “No porque pasara algo entre nosotros, sino porque a pesar de su edad y su fama internacional, Mercedes se fijó en mí e hicimos cosas juntos”. ¿Cómo fue tu relación con Spinetta?, quiso saber Fantino. “Muy profunda, de hermano —definió Charly—. Lo que nos dividía era la gente, la hinchada. A mí, Spinetta me partió la cabeza. El primer disco de Almendra fue una obra de arte. Le debo mucho a Spinetta. Sobre todo, el coraje de vestirse así, salir así y cantar lo que cantaba”. Fantino lo llevó después a los últimos días de Spinetta. “Recé mucho por él”, contestó Charly. Sobre el final, hablaron de las presentaciones que hará junto a una orquesta en el teatro Colón el 23 y 30 de septiembre. Dijo que lo imagina como “la unión de la gente a través de la música”. “Quiero que la música sea la protagonista, el pivote para que las distintas corrientes de pensamiento se olviden de todo y se unan en la música”. Sin que nadie lo mencionara, advirtió que no habrá de faltar quien considere su objetivo una utopía y remató: “¿Qué  tiene de malo Paz y Amor? Me gustaría unir a la Argentina desde la música. Es absurda la pelea por los partidos: no son ni siquiera el comunismo y el capitalismo, que tienen miles de años. Son divisiones absurdas”. Entonces, con una frase magistral, Charly puso a la música y la política en perspectiva: “Nadie se acuerda quién era el ministro del Interior de Beethoven”, advirtió.

lunes, 8 de julio de 2013



"La humanidad está iniciando un periodo de transformación en el que la tecnología tiene la posibilidad de elevar los niveles de vida de todos los hombres, mujeres y niños del planeta."

"Los gurús de la tecnología son demasiado optimistas sobre lo que sus aparatos pueden conseguir en los lugares más pobres del mundo."

"Se trata de un balón de fútbol que cuesta 99 dólares, con un dispositivo electrónico que, después de que se haya jugado con el balón durante 15 minutos, puede alimentar una lámpara LED tres horas."

"Cuando se trabaja con nuevas tecnologías y nuevos métodos, tenemos que contar con muchos fracasos. Los empresarios de tecnología están acostumbrados a una cultura del fracaso"

"Hay pocos en el mundo tecnológico con el rigor suficiente para saber cuándo están apoyando una buena idea y cuándo un fiasco"

“La tecnología tiene grandes ventajas, pero también es importante disponer de un mecanismo que permita no gastar el dinero en proyectos inútiles”

¿Puede Silicon Valley salvar el mundo?


jueves, 4 de julio de 2013


Sólo hay una escapatoria, y consiste en cerrar la puerta de la pieza en que se vive – porque de ese modo uno se sugestiona y llega a ponerse en otra parte del mundo – y buscar un libro, un cuaderno, una estilográfica

(Julio Cortázar, 1937)

viernes, 28 de junio de 2013

"Las parejas se pelean 167 veces al año en la intimidad de su habitación. La causa número uno no es otra que sufrir el robo de la sábana o la colcha. Los culpables en la lista de las trifulcas conyugales nocturnas son roncar y la igualmente espinosa cuestión de la regulación de la temperatura, de acuerdo con esta la mayoría duerme mejor por separado"

 "Las parejas que comparten cama tienen un 50 por ciento más de posibilidades de padecer interrupciones que aquellas que deciden “divorciarse” temporalmente de noche."

 "Compañero que se revuelve como si tuviera pulgas; compañero que se levanta a orinar con frecuencia; que habla (o grita) por la noche, víctima de pesadillas; que le da por consultar el significado de estas pesadillas en la Wikipedia a las 3 de la mañana."

 "Compartir cama con alguien que hace ruido y con quien tienes que luchar para mantener tu trozo de colcha no tiene sentido”

 "Históricamente nunca hemos compartido cama, y que el hábito se remonta a hace relativamente poco tiempo, los comienzos de la revolución industrial, cuando las familias se trasladaron en masa a las ciudades, donde disponían de menos espacio.En la Roma antigua, la cama era un lugar para sexo, pero no para dormir."

 "Los aparatos electrónicos dan lugar hoy a contenciosos tanto o más graves que los que desencadena la regulación de temperatura. La cuestión es que cuando dormimos somos tremendamente egoístas. El sueño es la cosa más egoísta que puedes hacer. " "Si eres feliz compartiendo cama genial, pero en caso contrario, no deberías tener reparo en dormir en una cama separada,dormir bien es crucial para la salud física, mental y emocional"

 "En Estados Unidos, la Asociación Nacional de Constructores prevé que, para el 2015, el 60 por ciento de las viviendas de nueva construcción tenga dos habitaciones principales. El 25 por ciento de las parejas de ese país duerme en camas separadas, según un estudio de la Fundación Nacional para el Sueño de EEUU. Mientras, en Gran Bretaña, una de cada diez parejas hace lo propio"

" ¿por qué no desterrar, entonces, la anclada costumbre? Tu pareja es la única persona con que lo haces, recuerda Paul Rosenblatt en su libro Two in a Bed (Dos en una cama, sin traducción al español). Acceso a relaciones sexuales, un lugar donde mantener la privacidad o la posibilidad de reflexionar sobre los eventos del día en la oscuridad son factores que, para la mayoría de las parejas, continúan pesando más que todos los inconvenientes mencionados."

“La cama marital no es solo un lugar donde dormir. Representa proximidad, compartir, la definición misma de matrimonio. Sin una cama que compartir al final del día, ¿sois algo más que dos personas bajo el mismo techo?”Si la cosa se pone fea,  siempre es posible optar por soluciones de compromiso: de lunes a viernes separados, fines de semana juntos, o a la inversa. O por dos camas en la misma habitación. Claro que esto no solucionará el problema del compañero que se levanta diez veces al baño, que se empeña en dormir en una heladera o un horno. Ni el de las pesadillas, la luz o el iPhone en mitad de la noche."

 "Dormir en camas separadas, ¿mejor para la pareja?

jueves, 27 de junio de 2013


" En Argentina hay una gran confusión y grave deterioro de la calidad periodística en función de ésto que se denomina éxito: periodistas desesperados a la búsqueda de pantalla, dinero y reconocimiento público. Un periodista no está para ser el famoso, eso puede ser un beneficio o un perjuicio secundario, pero no primario, no le interesa a ningún buen periodista"

 Miguel Wiñazki

  "La noticia deseada"
 " el cerebro del hombre marcha, evolutivamente, un paso por detrás de su evolución tecnológica.
Es el llamado retraso genómico. "

“Nuestros cerebros no están lo suficientemente desarrollados, pero de todas formas, no mantenemos relaciones con todas las personas que están en internet”

“obviamente, el mercado es mucho mayor, pero no se acerca ni de lejos a todo el planeta (¡ni siquiera habría tiempo para revisar cada uno de ellos!) La única diferencia es que te ofrece más posibilidades para elegir de las que tendrías en el mundo real”.

“la pareja, la forma básica del amor romántico durante tantos siglos, se encuentra amenazada por el vértigo de todas las posibilidades de la vida posmoderna”.

"es el aspecto artificial de la gente lo que nos empuja a enamorarnos, puesto que es lo que nos diferencia a unos de otros”


“en algunas ocasiones, internet puede hacernos muy felices porque nos permite tener relaciones que son mejores que las que tenemos offline.Son mejores en cuanto que no tienen las limitaciones de la realidad. Pero pueden hacernos daño en la medida en que exigen una gran parte de nuestro tiempo y nos introducen en un mundo de fantasía que entra en conflicto con nuestra vida cotidiana”.

“Encontrarse expuesto a una gran cantidad de información sobre los amigos y las relaciones sociales de nuestra pareja suele derivar en una situación que favorece los celos”

“existe una relación directamente proporcional entre el tiempo que pasamos en Facebook y los celos que se sienten”. La cantidad de información ambigua puede ser perjudicial para las personas más inseguras, pero no únicamente para ellas. La red, explicaba la psicóloga, “convierte a la gente en metomentodos. Toda esa información no te aporta nada, pero no puedes evitar mirarla”.

“la facilidad de establecer contacto en Facebook provoca que las antiguas parejas vuelven a la vida de cada persona, un acontecimiento que dispara los celos. También la red provoca que se mantengan relaciones que de otra manera serían efímeras, y conectan a gente que no se conocería de otra manera. En el contexto de una relación amorosa, exponer a la pareja a toda esa gente que en muchos casos resulta desconocida puede ser problemático”

“en una pareja, la única solución es simple y llanamente ser completamente honestos. Si has tenido una relación previa, fingir que no ha tenido lugar es estúpido porque en cualquier momento aparecerá en la red”.

 “Antes de internet, los divorcios también tenían lugar y su motivo principal solía ser el derrumbe de la relación debido a la falta de honestidad”.


 “El medio ambiente que crean las redes sociales es crucial para las comparaciones sociales. Ya que la gente intenta ofrecer su mejor cara, es probable que conduzca a sentimientos negativos o a FOMO.  (acrónimo de “fear of missing out”, es decir, “miedo de perderse algo”) Por ejemplo, subiendo las mejores imágenes de nosotros mismos, hablando sólo de las cosas divertidas y excitantes que hacemos y ocultando lo mundano”.

"deberíamos controlar la información que se publica sobre nosotros mismos en la red. Para protegerte a ti mismo y a tus personas queridas, necesitas monitorizar lo que se dice y escribe sobre ti en la red y tratar con cualquier aspecto negativo. No saber lo que se publica de ti en la red significa que hay cosas que tu pareja puede ver sobre ti mientras tú no estás al tanto. Incluso si tú no utilizas internet pero tus amigos sí lo hacen, puede ocurrir que digan cosas negativas de ti”

“Una gran cantidad de personas que han participado en nuestros estudios defiende que suele utilizar Facebook como una manera de reunir información sobre un compañero actual o potencial. En muchas ocasiones, se describían a sí mismos como periodistas de investigación en busca de la verdad”.

“puede ser dolorosa. A veces deseamos no conocer todos los secretos de la otra persona. El ciberespacio sea un lugar donde la gente es menos vulnerable "

 “la mejor estrategia para evitar estas situaciones es hablar con tu pareja (calmada y directamente) sobre los sentimientos de celos. En algunos casos lo mejor puede ser que la pareja tenga que llegar a un acuerdo sobre las fronteras y los límites de lo que se pone en Facebook, o decidir juntos cómo quieren que su relación aparezca representada en la red”.

"hemos descubierto que la asociación entre los celos y la búsqueda de información en Internet es más pronunciado en las mujeres , sin embargo ello no se debe a que las mujeres sean en sí más celosas en los hombres,sino que simplemente se ven más impulsadas a buscar información cuando sienten celos”.

"Muchos han comprobado en primera persona que una de las peores decisiones que se pueden tomar es dejarse llevar por la impulsividad y discutir por correo electrónico, no digamos ya por mensaje de texto o de WhatsApp. No únicamente por la breve extensión que permiten dichas formas de comunicación al emisor, sino también porque el contexto desaparece por completo, así como los matices de la expresión no verbal y la posibilidad de establecer una empatía cara a cara. “El problema que tiene internet es que no permite la comunicación extraverbal, como las expresiones faciales o el lenguaje corporal. Por eso mismo, lo que algunos han considerado positivo ya que se ciñe a los mensajes en sí, sin tener en cuenta el aspecto físico, el encanto personal o el atractivo percibido, puede imposibilitar la correcta comprensión de lo expresado. “En lugar de ser más fiable, lo es menos, a causa de ese ingrediente perdido. Por eso es por lo que el uso de aplicaciones que permiten comunicación en vídeo como Skype son tan importantes”.



Los 8 círculos del amor en la red

viernes, 21 de junio de 2013


- "No pagaré, sé demasiado sobre extorsión".
- "Sólo jodemos al que merece ser jodido".
- "Me da igual que me tengan miedo. ¡Dirijo un negocio, no un puto concurso de popularidad!"
- "El cunnilingus y la psiquiatría nos han llevado a esto"
-"La próxima vez no habrá próxima vez".
- "¿Te acuerdas de la historia que me contaste sobre el padre toro hablando con su hijo? Desde lo alto de una colina miran a un grupo de vacas y el hijo mira al padre y le dice: '¿Por qué no bajamos corriendo y nos follamos a una?'. ¿Te acuerdas de lo que el padre contesta? El padre contesta: '¿Por qué no bajamos andando y nos las follamos a todas?'".
- "No esperes felicidad. Tus amigos te traicionarán y nadie recordará tu nombre. Morirás en tus propios brazos"
- "¿Que estoy detenido? De acuerdo. La última vez tardé tan poco en salir que mi sopa todavía estaba caliente cuando llegué a casa".
- "No se caga donde se come. Y mucho menos se caga donde como yo".
- "Es curioso, mi mamá siempre mencionaba a un tío que era retrasado mental pero siempre había pensado que se refería a ti".
- "Piénsalo: ¿como iba a inventar gente que come con palillos algo para lo que necesitas tenedor?"
- "¿Por qué de entre todos los curas del mundo me tuvo que tocar el que es heterosexual?"
- "Hasta un reloj roto da bien la hora dos veces al día"
- "Recordar es la forma más baja de conversar"
- "Lárgate antes de que meta tu libro de citas por tu gordo culo".

Tony Soprano

domingo, 16 de junio de 2013



“ Lo que se pide es que se deje el monumento en su lugar, y se lo repare si está dañado. Eso, y no una disputa político-jurídica más. Quienes reivindicamos la permanencia del monumento en su sitio original no nos interesamos por la disputa judicial entre dos administraciones, ni por un nuevo carnaval de cautelares.

 Nosotros simplemente queremos que por respeto a la Historia, la estética y el cuidado de los monumentos públicos en los sitios donde originalmente se los instaló, el de Colón continúe donde fue colocado hace un siglo. Y si en efecto está dañado, queremos que se lo repare”. “puede y debería hacerse en el sitio en que está emplazado”.

 “la debilidad argumental del ‘pedido de la comunidad italiana de Mar del Plata’, que se contrapone a decenas de pronunciamientos de asociaciones italianas, y de la prensa de toda Italia (que se recomienda leer a los responsables de la idea del traslado)”.

 “Respecto de la donación por el Estado Plurinacional de Bolivia de una escultura de la Generala del Ejército Argentino Doña Juana Azurduy, reitero lo escrito en este diario el pasado 20 de abril, y que acaso la Sra. Presidenta y el Dr. Parrilli han leído: el mejor honor a Azurduy sería erigir ese monumento en el Campo de Polo de Palermo, que es propiedad del Estado argentino y funciona bajo control del Ejército”.

“Aunque el traslado parece ya irreversible, quiero creer que en el gobierno nacional alguien entenderá, todavía, que es más conveniente, sensato, razonable y respetuoso de la Historia y de la cultura inmigratoria de nuestro país, dejar al gran navegante genovés en su emplazamiento original, restaurado y embellecido. Y colocar a la Generala Azurduy en el sitial de honor de un hermoso predio del Ejército Argentino. Ojalá en los oídos del poder no impere la sordera”.

Mempo Giardinelli




" El capítulo ejemplar de Los Sopranos “El día de Colón”se vislumbra, como en ningún otro, las profundas luchas identitarias de la sociedad estadounidense en pleno siglo XXI. Como historiador, no dudaría en ofrecerla –si en alguna ocasión impartiría clases- a mis alumnos para que comprendiesen cómo en un país ajeno al nuestro viven una fecha trascendental como el 12 de octubre de 1492, fecha en donde la caótica Europa invade América. Con un libreto estupendo, este corto sopesa los argumentos por un lado de la cultura italiana que defienden a Cristóbal Colón como el símbolo del orgullo italiano; y por el otro, la cultura aborigen, que ve en aquel el responsable del horroroso genocidio de los pueblos nativos norteamericanos.
Entre símbolos y pancartas, entre consignas y marchas, es una ocasión de interpretar el pasado desde el presente de maneras distintas:“Incluso hoy día nos siguen viendo como pizzeras y mafiosas. Es nuestro deber conservar nuestra tradición. De vestir trajes oscuros a lucir los Moschino y Armani. Si nos dicen John Gotti, digásmole Rudolf Giuliani” suelta una escritora en una reunión en la parroquia de Newark a propósito de la festividad. Frente a esto, la pandilla liderada por Tony Soprano se aferra a la defensa a ultranza del héroe explorador. Silvio Dante, el consiglieri, es uno de ellos. Mueven todas las influencias para cercenar las manifestaciones en contra de Colón, pero nada ni nadie las puede detener, ni siquiera el asambleísta del estado, David Zellman. Al final, el Boss resuelve el dilema histórico desde su visión pragmática, desde su visión económica y negociante.“¡Olvídalo! ¡Se acabó! Demonios, es un problema de autoestima el de nosotros. Tenemos que vivir el presente.”

Sueños Postergados









viernes, 14 de junio de 2013


" Creo recordar bien que todo buen escritor comienza con la imitación. En esta faena, quién sabe si arriesgada o no, me propuse a marcar el ritmo de la prosa de Borges. Lo que descubrí fue un monstruo de la erudición; no sé si soy ingenuo, pero la argumentación y las correspondencias literarias e históricas utilizadas por el maestro argentino son inigualables. Leer a Borges fue, en cierto modo, sentarme a tomar lecciones de redacción y gramática.

Si en Michel de Montaigne me asomé al festivo guanteo entre la palabra y el silencio –eso que él llamaba “sondando el vado a prudente distancia”– en Borges lo hago ante la inmortalidad. Porque el autor del El Aleph (1949) es capaz de aproximarte a vastas regiones literarias, sin distingo de razas y lenguas. No hay fronteras en el sueño, mucho menos en el tiempo y el espacio. La inmortalidad en Borges se construye de metáforas; y sus correspondencias filosóficas y matemáticas, históricas y metafísicas, son como hojas en el bosque que está a punto de oscurecerse en el vacío del instante. Me sorprendo ante su fuerte enlace gravitatorio enemigo de facilismos. Una vez tentado, la visión de ti mismo y de las cosas comienzan a adquirir matices inapreciables.

De Francisco de Quevedo, gran poeta del siglo de oro español, Borges escribe: “Como Joyce, como Goethe, como Shakespeare, como Dante, como ningún otro escritor, Francisco de Quevedo es menos un hombre que una dilatada y compleja literatura”. [Otras inquisiciones, 2008, p.73] De de esta caracterización resplandece la imagen del propio Borges: el evocador de los espejos literarios, el hoyo negro por donde la realidad se hunde para detonar en otra parte desde la ficción. De Borges lector y soñador, políglota de los seres que escapan a lo fáctico. Quien lo lee se sabe miembro de una provocación universal. A veinte y seis años de su fallecimiento desear palpar su sombra es un acto de soñador. Tal vez sea esa el imán que me sumerja en sus páginas mediante un misterioso culto que todavía no comprendo. "

  carlos alfredo marin

jueves, 13 de junio de 2013

"El alcohol y las drogas me han dejado un tatuaje en el alma" "Soy un romántico" "Hablo a través de la costura y de las costuras de mis vestidos". "No recuerdo nada de aquello. Ni de pronunciar aquello ni tampoco de estar allí. Estaba anulado por la bebida. Más tarde ha sabido que cuando uno llega a ese punto con el alcohol es como apretar un gatillo que dispara la paranoia y que actúa como catalizador de sentimientos que han estado profundamente reprimidos". "No son excusas".

 "Aunque no recuerdo insultos antisemitas, sí estuve rodeado constantemente de insultos racista .Fui 'entrenado' "Tienes un don divino para dibujar" "Allí conocí a gente... como yo. Antes nunca pude decir que era gay, por ejemplo" "Steven era como mi hijo, mucho más que mi mano derecha. Steven creyó en mí cuando le conté en Londres todas las cosas bonitas que yo tenía en mente y que quería hacer. Nos fuimos sin dinero a París y él siempre creyó en mí... Él era brillante, un hombre crucial en mi vida y, de pronto, ya no estaba" "Me dijeron que debía hacer algo al respecto de lo que pasaba en mi vida. Había habido quejas sobre mi comportamiento, diciendo que no estaba bien. Entonces, alguien me llevó a casa. Y todo se fue poniendo peor y peor. Yo era un esclavo del alcohol. Tomaba valium para detener los temblores que provocaba y mi vida se convirtió en algo que no podía manejar".

 La muerte de Alexander McQueen "Lo entendí.Conozco la soledad y el dolor. Me puse muy triste" "Entoces no necesitaba alcohol y pastillas para trabajar y crear. La creatividad llegaba sola. Luego llegaron colecciones que se encadenaban unas con otras, llegué a hacer treinta al año entre John Galliano y Christian Dior. Pero no culpo a nadie. Mi gran problema fue no saber decir esa pequeña palabrita: 'No'. Temía que si la decía fuera tomada como una muestra de debilidad".

 "Hubo un momento en el que me creí Dios. Ahora le escucho y hablo con él cada día. Quiero encontrar al niño que perdí en un momento que ya no recuerdo... Sí recuerdo cuando pronuncié estas palabras: 'Hey, soy Johnny G., un alcohólico, un adicto'. Hoy estoy sobrio pero estaré recuperándome el resto de mi vida. Para siempre". "Cuando me enteré que Alexander McQueen se había suicidado lo entendí. Conozco la soledad y el dolor y estuve muy triste" “En rehabilitación al principio no era capaz de hablar así que me animaron a escribir y eso fue muy inspirador. Aún mantengo esa creatividad en mi cabeza y en mis ojos, cuando miro a gente caminando por la calle, cuando voy a una exposición… esa curiosidad continúa estando ahí.”

 “Cuando fui invitado a colaborar con él la colección estaba bastante avanzada. Al principio fue difícil porque hacía dos años que no pisaba un estudio, pero decidí que podía hacerlo. Oscar (de la Renta) fue tan encantador, tan amable… Tuve un ataque de pánico cuando llegué pero me relajé, me presenté al equipo y todo salió bien. Oscar me preguntó qué me parecían los diseños y fue fantástico ver todas aquellas telas, todos esos colores… Entonces la creatividad simplemente volvió, fue un sentimiento increíble que probablemente no vuelva a experimentar nunca.”

 “Me encantaría dar clases a jóvenes diseñadores, estuve a punto de hacerlo en la Parsons pero el proyecto se canceló en el último minuto y fue una pena, pero lo seguiré intentando, tal vez algún día suceda” “Sí, es algo que puede ocurrir, tengo que ser honesto. Una sola copa no será suficiente para mí y una sola copa será demasiado. Pero aquel incidente me recuerda a diario que no quiero volver a hacerlo”

“Solo puedo decir que estoy vivo y doy las gracias por ello. Si no hubiera pasado esto no habría sobrevivido mucho más tiempo. Estoy feliz de tener una segunda oportunidad, no todo el mundo la tiene. “Que la gente entienda que no soy un antisemita, que no soy racista, sé que no lo soy”. ¿Y si hay alguien que no le cree?, le pregunta Rose, ”no puedo controlar lo que la gente diga o piense de mí, solo puedo decir que seguiré pidiendo disculpas siempre" “estoy listo para crear de nuevo, me siento seguro, me siento bien, me gustaría tener una segunda oportunidad". Después de unos instantes pensativo añade de nuevo "Una segunda oportunidad”.

 John Galliano

domingo, 9 de junio de 2013

Convencido de que el personaje de Nicholson está fingiendo, Brooks se inclina sobre la mesa,baja la voz, y le pregunta:

 "Dime, ¿crees que hay algo malo en su mente, ¿en serio?"

"No es una cosa doc" Nicholson responde con su sonrisa almibarada. "Soy un maldito milagro de la ciencia moderna."

 'Alguien voló sobre el nido del cuco "

sábado, 8 de junio de 2013

"No sé en qué consiste que soy naturalmente curioso; es un deseo de saberlo todo que nació conmigo, que siento bullir en todas mis venas, y que me obliga más de cuatro veces al día a meterme en rincones excusados para escuchar caprichos ajenos, que luego me proporcionan materia de diversión para aquellos ratos que paso en mi cuarto y a veces en mi cama sin dormir; en ellos recapacito lo que he oído, y río como un loco de los locos que he escuchado.


Este deseo, pues, de saberlo todo me metió no hace dos días en cierto café de esta corte donde suelen acogerse a matar el tiempo y el fastidio dos o tres abogados que no podrían hablar sin sus anteojos puestos, un médico que no podría curar sin su bastón en la mano, cuatro chimeneas ambulantes que no podrían vivir si hubieran nacido antes del descubrimiento del tabaco: tan enlazada está su existencia con la nicociana, y varios de estos a que apodan en el día con el tontísimo y chabacano nombre de lechuginos...."

 Mariano José de Larra

(Publicado en el "Duende Satírico del Día" el 26 de febrero de 1828)

jueves, 16 de mayo de 2013



"..... No hay nada más difícil, más estéril y empobrecedor que la logística de la casa. Una de las cosas que mas me intrigan, y que más admiro en esté mundo, es cómo hacen las mujeres para que nunca falte el papel, en los baños. Calcular por metros enrollados una necesidad cotidiana que es la más íntima, la menos previsible y la más inveterada de cada miembro de la familia, requiere no sólo un instinto especial, sino un talento administrativo digno de mejor causa. Si no las admirara tanto por tantos motivos, como creo haberlo establecido en mis libros, me bastaría con esa virtud para admirar tanto a las mujeres. Creo que muy pocos hombres serían capaces de mantener el orden de la casa con tanta naturalidad y eficacia, y yo no lo haría por ningún dinero ni ninguna razón de este mundo....."

Gabriel García Márquez

"Las esposas felices se suicidan a las seis"


domingo, 12 de mayo de 2013



Ya va a venir el día; da
cuerda a tu brazo, búscate debajo
del colchón, vuelve a pararte
en tu cabeza, para andar derecho.
Ya va a venir el día, ponte el saco.
Ya va a venir el día; ten
fuerte en la mano a tu intestino grande, reflexiona
antes de meditar, pues es horrible
cuando le cae a uno la desgracia
y se le cae a uno a fondo el diente.
Necesitas comer, pero, me digo,
no tengas pena, que no es de pobres
la pena, el sollozar junto a su tumba;
remiéndate, recuerda,
confía en tu hilo blanco, fuma, pasa lista
a tu cadena y guárdala detrás de tu retrato.
Ya va a venir el día, ponte el alma.
Ya va a venir el día; pasan,
han abierto en el hotel un ojo,
azotándolo, dándole con un espejo tuyo...
¿Tiemblas? Es el estado remoto de la frente
y la nación reciente del estómago.
Roncan aún... ¡Qué universo se lleva este ronquido!
¡Cómo quedan tus poros, enjuiciándolo!
¡Con cuántos doses ¡ay! estás tan solo!
Ya va a venir el día, ponte el sueño.
Ya va a venir el día, repito
por el órgano oral de tu silencio
y urge tomar la izquierda con el hambre
y tomar la derecha con la sed; de todos modos,
abstente de ser pobre con los ricos,
atiza
tu frío, porque en él se integra mi calor, amada víctima.
Ya va a venir el día, ponte el cuerpo.
Ya va a venir el día;
la mañana, la mar, el meteoro, van
en pos de tu cansancio, con banderas,
y, por tu orgullo clásico, las hienas
cuentan sus pasos al compás del asno,
la panadera piensa en ti,
el carnicero piensa en ti, palpando
el hacha en que están presos
el acero y el hierro y el metal; jamás olvides
que durante la misa no hay amigos.
Ya va a venir el día, ponte el sol.
Ya viene el día; dobla
el aliento, triplica
tu bondad rencorosav y da codos al miedo, nexo y énfasis,
pues tú, como se observa en tu entrepierna y siendo
el malo ¡ay! inmortal,
has soñado esta noche que vivías
de nada y morías de todo...

Los desgraciados
César Vallejo



" Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada. Odias a la mujer que rompió el pacto de amor, pero sigues deseando porque su traición fue la prueba de su propia pasión."

" Libertad es búsqueda de libertad. Nunca la alcanzaremos completamente. La muerte nos advertirá que hay límites a toda historia personal. La historia, que perecen y se transforman las instituciones que en un momento dado definen la libertad. Pero entre la vida y la muerte, entre la belleza y el horror del mundo, la búsqueda de libertad nos hace, en toda circunstancia, libres." 


"La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero los iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero nunca sabemos lo que es."


"Hay que llegar a saber que los hijos, vivos o muertos, felices o desdichados, activos o pasivos, tienen lo que el padre no tiene. Son más que el padre y más que ellos mismos. Nuestros hijos son los fantasmas de nuestra descendencia. El hijo es el padre del hombre."

"¿Podemos hoy imaginar el mundo sin Don Quijote? Cuesta mucho. ¿Sin Hamlet? Cuesta mucho. Sin embargo, hubo una época en que no existían. Hoy ellos forman parte de la realidad porque fueron imaginados; lo que se imagina se convierte entonces en parte de la realidad indisoluble y ya no puedes entender la realidad sin lo que imaginó el escritor."

"(...) Del Quijote se puede recrear el mundo. Como si el mundo estuviese siempre a un paso de la catástrofe y sólo la palabra pudiese salvarlo, la imaginación sostenerlo y la acción proyectarlo."

Carlos Fuentes


Related Posts with Thumbnails