sábado, 31 de agosto de 2013

“Tú para mí y yo para ti nos volvimos poco a poco el amigo con quien quejarse: me duele la herida, me quema la herida. Me eres tan necesario como el precipicio para tener a dónde lanzar la piedra sin oír el fondo. Pero no tenemos más que palabras. Estamos condenados a ellas”.

Rainer Maria Rilke

 “Carta de Año Nuevo”

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails