sábado, 28 de enero de 2012

Oruga: ¿Quién… eres… tú?

Alicia: Ya… ya… ya no lo sé, señor. He cambiado tantas veces que ya no lo sé.

Oruga: Tampoco yo lo sé, explícate.

Alicia: Es que no podría explicarme, señor, porque yo ya no soy yo.

Oruga: ¿Te has enredado? Alicia: No puedo explicarme con más claridad, porque tampoco lo entiendo yo.

Alicia en el País de las Maravillas.

Lewis Carroll. ..

martes, 24 de enero de 2012

" La poca libertad que nos queda nos asusta tanto que hacemos cuanto podemos para perderla."

" Vemos gente feliz que no nos debe su felicidad, y esto nos es insoportable."

"Siempre se ha dado el nombre de beodo o insensato a todos los hombres extraordinarios que han hecho algo grande, que parecía imposible."

"Cuando el hombre no se encuentra a si mismo no encuentra nada."

"Si fuera algo más superficial sería el hombre más feliz de la tierra. "

" Cada vez que veo cómo son los demás, estoy mucho más contento de ser como soy"

" Cada día me convexo más de lo estúpido que es querer juzgar a los demás."

" Dejaría de buen grado seguir a todos su camino si ellos me dejaran andar a mí por el mío."

" En el fondo lo único que quiero es aproximarme más a Carlota" " Que diferente me parece todo cuando camino por los lugares que atravesamos aquel día."

" Sólo dios sabe cuántas veces me he dormido con el deseo y la esperanza de no despertar jamás."

" Quererla es pecado…. ¿Pecado? "
 
Werther (Goethe)


lunes, 23 de enero de 2012

¿Cuántas vidas vivimos? ¿Cuántas veces vamos a morir? Dicen que todos perdemos 21 gramos ... en el momento exacto de nuestra muerte. Todo el mundo. ¿Y cuánto cabe en 21 gramos? ¿Cuánto se pierde? ¿Cuándo perdemos 21 gramos? ¿Cuánto se va con ellos? ¿Cuánto se gana? ¿Cuánto se gana? Veintiún gramos. El peso de una pila de cinco monedas de cinco centavos. El peso de un colibrí. Una barra de chocolate. ¿Cuánto pesa 21 gramos?


21gramos

jueves, 19 de enero de 2012

“Recibí las fotos del ángel. Tembloroso he llorado sobre ellas. He llorado sobre ti, ¡delicia!¡ Qué injusto es aún todo! Te percibo en cada concierto, en cada página de amor que leímos juntos, en el abrazo tibio de esas camisas que me regalaste -para perseguirme en todas las latitudes- y que uso con ansiosa y triste preferencia ¡Cómo olvidarte! ¡Vivo aplastado de recuerdos que me ahogan! ¡Qué será de mi! No de tí ni de mi hijo, ya que nunca tendrán nada que temer. Tú y mi hijo pueden vivir tranquilos mientras yo viva, y aún después de muerto” “Permanezco soltero y no tengo ni reconozco descendencia natural. Careciendo, en virtud de cuanto dejo expuesto, de herederos forzosos, y pudiendo por lo tanto disponer de mis bienes, intuyo únicas herederas de todo lo que deje a la hora de mi fallecimiento, a doña Ana Luciano Davis (Tania) y a mi hermana legítima Otilia Margarita Discépolo.” Discépolo

martes, 10 de enero de 2012


" La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza.

Un inconfundible mensaje se había cruzado entre ellos. Era como si sus mentes se hubieran abierto y los pensamientos hubiesen volado de la una a la otra a través de los ojos.

Nada era del individuo, a no ser unos cuantos centímetros cúbicos dentro de su cráneo.

Le parecía que sólo ahora, en que empezaba a poder formular sus propios pensamientos, era cuando habían dado su paso definitivo.

Era un hombre de aire eficaz.

Cada año habrá menos palabras, así el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño.

Su madre tenía una especie de nobleza sólo por el hecho de regirse por normas privadas. Los sentimientos de ella eran realmente suyos y no los que el estado le mandaba tener.

No querían que la riqueza fuese repartida; si la riqueza llegara a generalizarse, no serviría para poder distinguir a nadie.

Nada cambiaría mientras el poder siguiera en manos de una minoría privilegiada.

Si la masa empezaba a reflexionar se daría cuenta de que nunca podría imponerse a los demás y acabaría sublevándose.

Si se les permite entrar en relación con extranjeros, descubrirían que son criaturas iguales a ellos en lo esencial, y que todo lo que se ha dicho sobre ellos es mentira.

Los mejores libros son los que nos dicen lo que ya sabemos.

Los altos quieren quedarse donde están; los medianos quieren arrebatarle su puesto a los altos; los bajos quieren abolir todas las distinciones y crear una sociedad en la que todos sean iguales.

Les tentaba menos el lujo y más el placer de mandar.

El invento de la imprenta facilitó mucho el manejo de la información.

El gran hermano es la concreción con que el partido se presenta al mundo. Su función es actuar como punto de mira para todo.

La entrada en cada una de las ramas se realiza mediante un examen a los dieciséis años.

Al partido no le importa perpetuar su sangre si no perpetuarse a si mismo.

Sólo podrían ser peligrosos si el progreso de la técnica industrial hiciera necesario educarlos mejor.

Quizás uno no deseara tanto ser amado como ser comprendido.

Que el partido era el eterno guardián de los débiles.

El partido quiere tener el poder por amor al poder mismo.

El poder no es un medio; es un fin en si mismo.

No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace una revolución para establecer una dictadura.

Estás pensando –le dijo- que tengo una cara avejentada y cansada. Piensas que hablo de poder y que ni siquiera puedo evitar la decrepitud de mi propio cuerpo. ¿No comprendes Winston, que el individuo es sólo una célula? El cansancio de la célula supone el vigor del organismo. ¿Acaso te mueres al cortarte las uñas?

No habrá risa; no habrá arte; ni literatura ni ciencia; sólo habrá ambición de poder, cada día de una manera más sutil.

Todo ocurre en la mente y sólo lo que allí sucede tiene una realidad.

Volvió a aflojársele el interés. Bebió más Ginebra.

El instinto animal; el simple e indiferenciado deseo. Ésa era la fuerza que destruiría el partido. "

1984

George Orwell

sábado, 7 de enero de 2012

"- Ella era equilibrada, distinta; exactamente el renuevo que mi sangre necesitaba.
- A mí, que era su contrario me maravillaba su capacidad de adaptación.
- Pero también su sensibilidad, que tan hábilmente disfrazaba de audacia.
-Tenía una imaginación espumosa.
- Había en ella una suerte e deslumbramiento infantil ante lo nuevo-bello que rayaba el fetichismo.
- Veía más allá que el común de los mortales; tenía el ojo enseñado a mirar.
- Es una de las limitaciones más crueles del ser humano. La vida sería más llevadera si dispusiésemos de una segunda oportunidad.
- En la vida has ido consiguiendo muchas cosas, pero has fallado en lo esencial, es decir, has fracasado. Esa idea te deprime profundamente.
-Yo recuerdo ese día como vivido dentro de otra piel, desdoblado.
- Es claro que son visiones producidas por el alcohol, pero me valen: ya no puedo vivir sin esas visiones; lo que nunca consiguió el alcohol es borrar el recuerdo de aquel beso de hielo sobre se frente muerta.
-Yo mismo ignoraba como había solventado las dificultades que ahora veía resueltas en el cuadro. Me asombraba de mi propia maestría. Tan ajeno me sentía que de esas obras solía decir que las habían pintado los ángeles, que mi mano sólo había cernido de instrumento, de médium.
-Yo he sido feliz 48 años; hay quien no logra serlo cuarenta y ocho horas en toda su vida.
-Quizás fue su capacidad para sorprender lo que me deslumbró de ella, lo que a lo largo de los años me mantuvo tenazmente enamorado de ella.
- Se olvidaba del aire estancado en su cerebro.
-Dentro de la cabeza, salvo un par de ideas, no podía haber nada benigno.
- Me dejó la amarga impresión de que lo que había visto a través de su pupila estancada era la sombra de la muerte "

Señora de rojo sobre fondo gris
Miguel Delibes



viernes, 6 de enero de 2012

Esta noche que hay baile en el rancho e’ la cambicha Chamamé de sobrepaso tangueadito bailaré Chamamé milongueado al estilo oriental Troteando despacito como bailan los tangué Al compás de la cordeona bailaré el rasguido doble Troteando despacito este doble chamamé Y esta noche de alegría con la dama más mejor En el rancho e’ la cambicha al trotecito bailaré Van a estar las lindas las chanzas Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah, Le hablaré lindo a las guaynas Para hacerlas suspirar Llevaré camisa e’ plancha, mi pañuelo azul celeste Mi bombacha bataraza que esta noche estrenaré Un sombrero bien aludo, una flor en el cintillo Una faja colorada y alpargatas llevaré Un frasco de agua florida para echarle a las guaynas Y un paquete de pastillas que a todos convidaré Y esta noche de alegría con la dama más mejor En el rancho e’ la cambicha al trotecito bailaré

El Rancho de la Cambicha

jueves, 5 de enero de 2012

Había una vez un hombre de hierro. Era fuerte Sus músculos eran de hierro, podía hacer cualquier trabajo. Sus piernas eran de hierro, podía caminar incansablemente. Su cabeza era de hierro, podía ser golpeado sin sentirlo. Sus pensamientos eran firmes como el hierro; sus manos eran de hierro, podía tomar con firmeza lo que quisieran. Su corazón era de hierro, sus sentimientos le pesaban mucho. A veces le resultaban insoportables.

Un día el hombre de hierro se enamoró de una mujer de seda. La mujer de seda tenía la piel casi transparente. Sus ojos su mirada, eran de seda. Sus manos de seda podía realizar los más delicados trabajos. Sus pies de seda pisaban sin dejar huella, sus brazos de seda eran impalpables cuando abrazaban. Su pelo de seda caía como una cascada sobre sus frágiles hombros de seda. Su voz de seda a veces no podía expresar la compleja urdidumbre de su corazón de seda.

El hombre de hierro tomó a la mujer de seda entre sus brazos y quedó envuelto en ella. Caminó por el campo, comenzó a llover; llovió mucho, la mujer de seda quedó empapada, pegada al hombre de hierro. El hombre de hierro seguía caminando con los pies metidos en el barro. Su peso lo hundía, lo hundía cada vez más. Trató de desprenderse de la mujer de seda para que no su hundiera con él. Pero ella estaba anudada a su cuello de hierrro. El viento sacudía a la mujer de seda como un jirón lastimado. Cesó la lluvia. El cuerpo de la mujer de seda desplegó en el aire y comenzó a flamear. Como una bandera, como una llama de color.

Fue una señal para otros. Pronto llegarían a rescatar al hombre de hierro que ya estaba casi hundido en la tierra.


Gigliola Zecchin de Duhalde (Canela)

miércoles, 4 de enero de 2012

"Siempre era de noche en mis sueños sobre la vida periodística. Los reporteros jamás trabajaban de día. Yo quería la película entera, sin que le faltase una escena. Era consciente de que aquello había reducido mi ánimo a esta estúpida condición de Príncipe Estudiante. Daba lo mismo, no podía evitarlo."

Tom Wolfe. El Nuevo Periodismo


"Revelar al mundo algo que le interesa profundamente y que hasta
entonces ignoraba, demostrarle que ha sido engañado en algún punto
vital para sus intereses temporales o espirituales, es el mayor
servicio que un ser humano puede prestar a sus semejantes"

John Stuart Mill


"¡ Qué precisión! ¡Qué tenacidad! ¡Usted rastreó esta historia de corrupción aun cuando llegaba a los propios dueños de este periódico! No recuerdo haber visto un trabajo de investigación periodística superior. Está despedido."

(Tomado del libro Jugar Limpio, de John L. Hulteng,
y publicado originalmente en el The Miami News)


De cuando en cuando un hombre tiene que dar un paso al frente y escupirle en la cara a
la destrucción por su propio bien. Tiene que sacarse filo a sí mismo, como si estuviera poniendo
el hacha contra la piedra de afilar.

William Faulkner.
Banderas sobre el polvo.


El odio multiplica el odio; la violencia multiplica la violencia, y la fuerza multiplica la fuerza en una espiral descendente de destrucción… La reacción en cadena de males –odio engendrando odio, guerras produciendo más guerras– tiene que ser quebrada, o nos sumergiremos dentro del abismo oscuro de la aniquilación.

Martin Luther King, Jr.
Related Posts with Thumbnails