miércoles, 11 de diciembre de 2013

"La semana pasada, el locutor Fabiano Gomes, de la Radio Correo, de Paraíba, afirmó en el programa “Correo Debate” que la policía no debería perder su tiempo investigando los casos en que varios hombres divulgaron en Internet imágenes de mujeres desnudas o practicando relaciones sexuales.

 Se refería a un caso ocurrido en la ciudad paraibana de Pombal y al reciente suicidio de Júlia de Santos, de 17 años, en Piauí. Júlia y la gaúcha Giana Fabi, de 16 años, se ahorcaron en octubre tras sufrir linchamiento moral por colgar fotos y vídeos íntimos en las redes sociales.

 Algunas de las frases usadas por Gomes: “Desvergonzada es quien manda una foto desnuda al novio”, “Se pusieron delante del espejo a mostrar el chichi”, “La coqueta se sacó la foto desnuda para que el enamorado se hiciera una paja”. "

Si hubo reacción formal de repudio al episodio, merece la pena prestar atención también a la grabación, para escuchar la opinión de los oyentes, hombres y también mujeres, al apoyar las agresiones del locutor.

Si los comentarios son una muestra del sentido común, las niñas que mostraron sus cuerpos desnudos a hombres en quienes confiaban son “mujeres fáciles”. Es aterrador constatar que, casi a comienzos de 2014, tras todas las conquistas feministas, en un país gobernado por primera vez por una mujer, dos adolescentes hayan sido tan humilladas por exponer sus cuerpos y su deseo sexual que prefirieron morir.

Al sacrificarse (o ser sacrificadas), siguen siendo humilladas. En la segunda década del siglo XXI, en un Brasil asociado al mito de la liberación sexual de los trópicos, el cuerpo y el deseo femenino son tan amenazadores que la muerte no basta."


Vagina

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails