domingo, 16 de junio de 2013



“ Lo que se pide es que se deje el monumento en su lugar, y se lo repare si está dañado. Eso, y no una disputa político-jurídica más. Quienes reivindicamos la permanencia del monumento en su sitio original no nos interesamos por la disputa judicial entre dos administraciones, ni por un nuevo carnaval de cautelares.

 Nosotros simplemente queremos que por respeto a la Historia, la estética y el cuidado de los monumentos públicos en los sitios donde originalmente se los instaló, el de Colón continúe donde fue colocado hace un siglo. Y si en efecto está dañado, queremos que se lo repare”. “puede y debería hacerse en el sitio en que está emplazado”.

 “la debilidad argumental del ‘pedido de la comunidad italiana de Mar del Plata’, que se contrapone a decenas de pronunciamientos de asociaciones italianas, y de la prensa de toda Italia (que se recomienda leer a los responsables de la idea del traslado)”.

 “Respecto de la donación por el Estado Plurinacional de Bolivia de una escultura de la Generala del Ejército Argentino Doña Juana Azurduy, reitero lo escrito en este diario el pasado 20 de abril, y que acaso la Sra. Presidenta y el Dr. Parrilli han leído: el mejor honor a Azurduy sería erigir ese monumento en el Campo de Polo de Palermo, que es propiedad del Estado argentino y funciona bajo control del Ejército”.

“Aunque el traslado parece ya irreversible, quiero creer que en el gobierno nacional alguien entenderá, todavía, que es más conveniente, sensato, razonable y respetuoso de la Historia y de la cultura inmigratoria de nuestro país, dejar al gran navegante genovés en su emplazamiento original, restaurado y embellecido. Y colocar a la Generala Azurduy en el sitial de honor de un hermoso predio del Ejército Argentino. Ojalá en los oídos del poder no impere la sordera”.

Mempo Giardinelli




" El capítulo ejemplar de Los Sopranos “El día de Colón”se vislumbra, como en ningún otro, las profundas luchas identitarias de la sociedad estadounidense en pleno siglo XXI. Como historiador, no dudaría en ofrecerla –si en alguna ocasión impartiría clases- a mis alumnos para que comprendiesen cómo en un país ajeno al nuestro viven una fecha trascendental como el 12 de octubre de 1492, fecha en donde la caótica Europa invade América. Con un libreto estupendo, este corto sopesa los argumentos por un lado de la cultura italiana que defienden a Cristóbal Colón como el símbolo del orgullo italiano; y por el otro, la cultura aborigen, que ve en aquel el responsable del horroroso genocidio de los pueblos nativos norteamericanos.
Entre símbolos y pancartas, entre consignas y marchas, es una ocasión de interpretar el pasado desde el presente de maneras distintas:“Incluso hoy día nos siguen viendo como pizzeras y mafiosas. Es nuestro deber conservar nuestra tradición. De vestir trajes oscuros a lucir los Moschino y Armani. Si nos dicen John Gotti, digásmole Rudolf Giuliani” suelta una escritora en una reunión en la parroquia de Newark a propósito de la festividad. Frente a esto, la pandilla liderada por Tony Soprano se aferra a la defensa a ultranza del héroe explorador. Silvio Dante, el consiglieri, es uno de ellos. Mueven todas las influencias para cercenar las manifestaciones en contra de Colón, pero nada ni nadie las puede detener, ni siquiera el asambleísta del estado, David Zellman. Al final, el Boss resuelve el dilema histórico desde su visión pragmática, desde su visión económica y negociante.“¡Olvídalo! ¡Se acabó! Demonios, es un problema de autoestima el de nosotros. Tenemos que vivir el presente.”

Sueños Postergados









No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails