domingo, 26 de julio de 2015

"Creo que mayormente tenemos sólo una idea vaga -quizás defensivamente vaga- de lo que Freud está diciendo, especialmente porque en el campo de la cultura popular su trabajo ha sido procesado para suavizarlo, hacerlo más aceptable, reducir su perspicacia, su complejidad -y, supongo, su dificultad- y convertirlo en una fantasía acogedora y tranquilizadora"
 Nicholas Ray

 "Para nosotros ya no es una persona, sino todo un clima de opinión"
 W.H. Auden

 ""No tienes que leer a Freud para vivir en un mundo donde Freud es importante o para pensar de manera freudiana.Desde una perspectiva histórica, es parte de un movimiento general donde la gente empezó a mirarse más hacia adentro"
Stefan Marianski

 "la razón por la cual Freud se convirtió en semejante fuerza cultural es que llegó a la cultura popular a través del cine"
Oliver James


Las frases de Sigmund Freud que usamos sin darnos cuenta

miércoles, 15 de julio de 2015

"Las luchas de independencia, como cualquier otra contienda de magnitud y duración similar, produjeron en abundancia héroes y heroínas; pero sin duda sólo unos pocos de ellos han pasado a los libros de los historiadores. E incluso los que allí llegaron fueron moldeados por éstos, aun al punto de volverse seguramente irreconocibles para quienes los trataron. Uno de esos casos es el de Juana Azurduy. Su papel en aquellas guerras fue destacado; pero el carácter mítico que ha adquirido posteriormente su figura no se condice ni con su accionar ni con su lugar social. Miembro de la élite propietaria altoperuana, ni a ella ni a su esposo Padilla se les conocen medidas concretas en favor de los muchos esclavos o arrenderos que debieron poblar sus haciendas. En el caos sangriento que fue la guerra de guerrillas altoperuana, identificar vencedores y vencidos; pretender adjudicar a unos o a otros rótulos de excelencia moral, suena más bien a sarcasmo. La introducción de Azurduy, en el último cuarto del siglo XIX, en el panteón de los héroes patrios, requiere la previa deconstrucción de éste: para la Nación que buscaba dolorosamente constituirse, contar con un grupo de figuras en el cual reflejarse era una necesidad, un deber. Así, las grandes obras de los fundadores de nuestra historiografía se labraron en torno a la construcción de héroes. Un héroe era algo mucho más concreto que un país que aún apenas si existía. Pero, por definición, en un panteón se veneran dioses; y ningún hombre o mujer de carne y hueso lo es. Por ello, no puede extrañar que entre la imagen construida posteriormente, y la realidad, la distancia sea tan grande: por ello es absurdo ver en Azurduy una defensora póstuma de esos indígenas que eran sus huestes, a los que involucró en una guerra sin cuartel en la que nada o muy poco habrían de ganar. Puestos a comparar figuras escultóricas, hasta puede decirse que en los tiempos de Cristóbal Colón esos indígenas al menos contaban con fuertes voces levantadas en su defensa, como la de Bartolomé de las Casas. En cambio, cuando el régimen colonial estaba a punto de derrumbarse, el peso de los privilegiados sobre la masa de tributarios y mitayos indígenas había ido adquiriendo todos los vicios de una larga opresión. Azurduy no luchó contra ellos, sino contra otros criollos como ella, en una lucha cuyo objetivo era el poder, antes de que la claridad misma de ese objetivo se ahogara en un mar de sangre. Poco de ello ha quedado en la visión edulcorada que aún sostienen algunos historiadores: otras cosas la han reemplazado, más amables quizá, pero también menos ciertas." Julio Djenderedjian es Doctor en Historia, profesor de Historia Argentina en la UBA e investigador independendiente del CONICET.

lunes, 13 de julio de 2015

“No debemos dejarnos confundir, pues las ideas del imperialismo siguen siendo las mismas. Tenemos que adquirir mayores conocimientos y una fuerte preparación; saber que, mismo como han planteado las autoridades de Estados Unidos, ellos por ahora sólo cambian los métodos para intentar, mediante otras formas, destruir el sistema político de Cuba. Todo el mundo sabe por qué en Cuba no hay más Internet, porque ello tiene un alto costo. Existen algunos que nos la quieren dar gratis, pero no lo hacen con el fin de que el pueblo cubano se comunique, sino con el propósito de penetrarnos y hacer trabajo ideológico para lograr una nueva conquista.”
(De José Machado Ventura, el número dos del gobernante Partido Comunista de Cuba al periódico Juventud Rebelde.)

domingo, 12 de julio de 2015


Furio Giunta -Creía que Colón era un héroe en los Estados Unidos.
Ralph Cifaretto -Son los aborígenes y los malditos comunistas. Quieren pintar a Colón como un traficante de esclavos y no como un explorador.
Christopher Moltisanti -Tienes que admitir que masacraron a los aborígenes.
Silvio Dante -Les dimos muchas cosas para compensar eso.
RC -Tierras, reservas…
SD -Y ahora los casinos.

Tercer episodio de la cuarta temporada de Los Soprano, probablemente uno de los cinco mejores capítulos de toda la serie. El capítulo gira en torno a la controversia que genera la figura de Colón en Newmark, New Jersey. Por un lado, la colectividad italiana; por otro, la comunidad aborigen. En principio todo parece ser una disputa por la memoria de “El Descubridor” de América, entre aquellos que pretenden recordarlo como un “explorador” y los que prefieren recordarlo como un “genocida”.

“Escuchen esta mierda (señala Bobby Baccalieri, y lee en voz alta): ‘El Consejo de Asuntos Indígenas de New Jersey anunció que interrumpirá el Desfile de El Día de Colón en Newark. El jefe del Concejo, Del Redclay, profesor de Antropología Cultural dice que concejales y partidarios se acostarán en el camino para protestar contra el rol de Colón en el genocidio de los pueblos aborígenes de los Estados Unidos. Para comenzar su protesta, los aborígenes y sus partidarios realizarán una guardia en la estatua de Colón en el Parque Cristobal Colón”





Qué representa una disputa de estas características, por qué la colectividad italiana y la comunidad aborigen de Newark se abrazan a la causa de la memoria con tanta voracidad.“Ellos no lo saben, pero lo hacen”, es la fórmula marxiana que recuerda Zizek en el Sublime Objeto de la Ideología. En el capítulo “El síntoma”, el autor rompe con la idea de que la ilusión ideológica está en el saber, plantea que la ilusión está en la realidad; es en la disputa italianos versus aborígenes donde nos encontramos con una ilusión fetichista. Marx, recuerda Zizek, habla de la “religión de todos los días” y señala: “Las raíces del idealismo filosófico especulativo están en la realidad social del mundo”. Finalmente Zizek pareciera hablarle a los protagonistas de esta historia y afirma: “Saben muy bien cómo son en realidad las cosas, pero aún así, hacen como si no lo supieran”. Esta ilusión es la que el autor llama “fantasía ideológica


Ante la insistencia de la familia, Tony Soprano -no muy convencido de la causa- intenta frenar la protesta aborigen en el desfile del 12 de octubre. Vía Hesh (Jerry Adler), el financista de confianza de la mafia, logra el contacto del jefe tribal de los Mohonks y presidente de Empresas Mohonk. Lo curioso es cuando se encuentran y descubren que es un hombre blanco caucásico de nombre Doug Smith.

-Tengo un casino de 250 millones y una fuerte clientela italoamericana (…) estas organizaciones no entienden la actividad económica que mantiene a la comunidad aborigen. Viví casi toda mi vida como blanco hasta que tuve una epifanía racial y vi que era mohonk: la madre de mi abuela paterna era un cuarto mohonk- explica solemnemente Doug Smith. -¿Todo esto sucedió con Ley de Casinos, no?- pregunta Tony Soprano. -Más vale tarde que nunca- afirma risueño Doug Smith.

Tony Soprano se pone el traje de filósofo y apela al cinismo como forma de ideología, olvidándose de la mistificación que atraviesa a la realidad de la discusión que se generó entre italianos y nativos americanos y interpela a Silvio Dante. “¿Todo lo bueno que tenés en la vida te lo dieron porque eres calabrés? Te diré la respuesta: no. Tenés un hijo inteligente en Lackawanna College, tenés una mujer guapísima -al menos cuando te casaste con ella-. Tenés uno de los bares exóticos más exitosos del norte de New Jersey. ¿Tenés todo porque eres italiano? No, porque sos vos, porque sos inteligente, por lo que sos. ¿Dónde mierda está nuestra autoestima? Esa mierda no viene de Colón, El Padrino ni de Chef Boyardee”.

En Crítica de la razón cínica, Peter Sloterdijk señala que el sujeto cínico está al tanto de la distancia entre la máscara ideológica y la realidad social, pero pese a ello insiste en la máscara: “ellos saben muy bien lo que hacen, pero aún así lo hacen”. Tony tiene bien claro que hay un interés particular oculto tras una universalidad ideología, pero aún así no renuncia a ella. Y está bien. Ya lo dijo Tom Wolfe en su última novela Bloody Miami: “A todo el mundo, a la gente de todas partes, le queda una última cosa en la cabeza: ¡los lazos de sangre! A todo el mundo, en todas partes, sólo le queda una cosa… ¡Volver a la sangre!




Related Posts with Thumbnails