viernes, 29 de mayo de 2015


"–El dolor es un dolor social. No creo que las mujeres deban aislarse en su sufrimiento. Yo, como ya lo he dicho alguna vez, justamente en una entrevista que me hiciste hace ya algún tiempo, soy feminista de segunda generación. No soy una nueva conversa. El nuevo converso es siempre más dogmático, más intransigente, incapaz de ver los tonos de gris, las ambigüedades propias de la vida como ella es. Creo que el problema es de hombres y de mujeres, ambos padecen, pero resuelven de formas diferentes su padecimiento. Infelizmente, como expliqué, los hombres son más vulnerables por el mandato de emulación de la posición de poder que los somete pero cuyo patrón de conducta se convierte en su modelo de comportamiento. El hombre, entonces, es violento porque es frágil, porque es constitutivamente inseguro en su masculinidad, y porque, en nuestras costas, es decir, en el paisaje marcado por la colonialidad que habitamos y que nos constituye, es permanentemente emasculado por su condición subordinada y capturado por el modelo de masculinidad de su opresor. Es por esto que digo que el sirve de bisagra, entre los mundos del dominador y de los dominados. Su situación es de una indigencia existencial absoluta. Si a esto le sumamos el tema de la mirada rapiñadora sobre el planeta y sus criaturas (y no olvidemos la raíz común de las palabras rapiña y rape, violación en inglés), tendremos el cuadro completo de la transformación de la vida en cosa, la transformación de las personas en mercancía, en primer lugar el pasaje de las mujeres a esa condición de objeto, a su disponibilidad y desechabilidad, ya que la mímesis de los hombres con la posición de poder de sus pares y opresores encuentra en ellas las víctimas a mano para dar paso a la cadena de mandos y expropiaciones."



La pedagogía de la crueldad

sábado, 16 de mayo de 2015

“Qué barbaridad, 14 años y embarazada”, le escuché decir a uno. Que pueden ser varios. Muchos. Miles. Hablaba de Chiara, a quien su novio enterró tras asesinarla a golpes. Y ahí está, entonces, esa justificación del crimen. La carga, nuevamente, en la víctima. Que tuvo sexo a los 14. Que se embarazó. Horror. Pero… La piba no tuvo sexo sola, ni se embarazó en soledad. Había un pibe. Y ese pibe, de 16 años, decidió matarla a golpes. “Qué barbaridad, 16 años y mató a su novia de 14”, sería el esperado y único razonamiento callejero, o de ambiente laboral, o en las aulas de escuelas, o en los hogares. Más lógico. Más justo. Más sano. Sí, todo eso. Pero como nos interpela, elegimos el razonamiento anterior, que mantiene los patrones que aprendimos de criaturitas. Mientras que seguimos enseñando a las pibas a cuidarse de los violentos, y peor aún, continuamos enseñando a los pibes que son dueños de las pibas. Entonces, las matan. Sólo el año pasado, fueron 11 los pibes que mataron novias”. [Maximiliano Montengro, periodista de Diario Popular] “Ahora resulta que tenemos que entender las razones profundas por las que los hombres nos matan, nos violan, nos acosan, nos pegan, nos meten en bolsas. Ahora resulta que si decimos Basta, ni un minuto más, ni un segundo más, somos feministas, locas, lesbianas, autoritarias. Ahora resulta que si no podemos hablar de otra cosa desde hace días y sentimos desesperación e indignación a cada minuto estamos pasadas de rosca. Si sos intelectual te mandás grandes párrafos psicológicos sobre patriarcado y sublimaciones de la violencia, si sos gracioso hacés stand up y chistes machistas. ¿Sabés qué? Basta. No me hables nunca más de amor cuando es violencia, no digas pasión cuando es muerte, no digas diferencias cuando es sistema patriarcal y machista. Basta. No bancamos un minuto más. ‪#‎NiUnaMenos‬” [Gabriela Cerruti]

viernes, 15 de mayo de 2015

" Hal Varian nunca hace la pregunta obvia: ¿Por qué los ricos necesitan asistentes personales? ¿Pudiera ser que no porque les guste la asistencia personal, sino porque les guste tener tiempo libre? Formular este argumento sería revelar que los pobres, tal vez, no van a poder disfrutar de tanto tiempo libre como los ricos, incluso si se hacen con los más novedosos artilugios de Google. La dialéctica del empoderamiento funciona utilizando caminos misteriosos: sí, los aparatos inteligentes podrían ahorrarnos tiempo: así que podremos emplearlo en trabajar para poder pagar unas más elevadas y personalizadas primas de seguros, o en enviar ese correo electrónico extra relacionado con el trabajo, o en rellenar un formulario extra requerido por algún sistema burocrático recién informatizado." Siervos y señores de Internet

miércoles, 13 de mayo de 2015

Tatuarnos un cuerpo es el resultado de injertar tinta en la dermis. Utilizando materiales estériles, las posibilidades de contagiarnos enfermedades autoinmunes se reduce a cero. El verdadero riesgo lo vivimos cuando lo que queremos tatuarnos es el alma. Ya sea con un amor no correspondido, un reclamo a un difunto, o cualquiera de las infinitas razones individuales. Al hacerlo sobre el alma ocurre algo extraño...: Sufrimos más que con el taladro de la jeringa, y paradójicamente, nada queda escrito.
  Tatuate esta nota antes de tatuarte
Recientemente me enteré de que en Washington existen en promedio cuatro personas dedicadas al cabildeo por cada periodista. A riesgo de ser simplista, cuatro que se dedican a manipular la realidad a favor de uno que la reporta. Cuatro maquilladores por cada desmaquillador, por así decirlo. Y todas las señales revelan que buena parte de esta fuerza de cabildeo se está volcando a las redes sociales transfigurada en un oficio relativamente nuevo: community manager. No hay empresa o institución que no tenga o esté en proceso de construir una unidad para influir en la comunidad digital.

  Amores que dañan

martes, 5 de mayo de 2015

Hermanas y hermanos familiares de los Ausentes de Ayotzinapa: Su lucha es ya una grieta en el muro del sistema. No dejen que se cierre Ayotzinapa. Por esa grieta respiran no sólo sus hijos, también las miles de desaparecidas y desaparecidos que faltan en el mundo. Para que esa grieta no se cierre, para que esa grieta se ahonde y se ensanche, tendrán ustedes en nosotros, nosotras, zapatistas, una lucha común: la que transforme el dolor en rabia, la rabia en rebeldía, y la rebeldía en mañana.
  SupGaleano.

 México, mayo 3 del 2015.
Related Posts with Thumbnails