domingo, 31 de octubre de 2010

“Kirchner fue uno de los presidentes que más temperamento demostró desde el comienzo de su gestión. Desde el principio tomó el poder con las dos manos y despertó muchos enconos, porque cuando la política toca intereses poderosos siempre genera antagonismos. En cambio, la política que no genera antagonismos es la que se somete al poder”, analizó el autor de “Filosofía y Nación”.

“Político habilísimo, hombre fuerte como para estar dentro de la estructura del Partido Justicialista y sobre todo, muy bien casado. La muerte de Kirchner no se puede comparar de ningún modo con la muerte de Perón, que dejó detrás de sí a una inepta y a un criminal, como lo fueron Isabel y José López Rega”.

“al frente del país queda una mujer brillante que va a crecer en la adversidad y que va a ser rodeada por lo mejor del Justicialismo y por muchos sectores de la oposición”.

“Como figura política Kirchner deja un legado superior al de la tercera presidencia de Perón, que además de darle poder a un represor como José López Rega en su último tramo tomó partido directamente por la derecha, mientras que Kirchner siempre se inclinó por la unidad latinoamericana, por los derechos humanos y por una evidente centro izquierda. Su mejor legado, además, es Cristina Fernández”, opinó Feinmann.

“Creo firmemente en el temperamento de Cristina y en su capacidad para gobernar el país. Ella va a seguir cumpliendo con los objetivos que inició Néstor al enfrentarse a los poderes más concentrados, pero además sé que seguirá unida a lo mejor de los gobiernos de América Latina”

José Pablo Feinmann






" Las despedidas son siempre duras. No le voy a venir con cuentos, Jefe. Son difíciles, y mucho más en estos casos, porque el código es el humor.

Más allá de todas las cuestiones políticas, le confieso que en estos días no he dejado de pensar en la Compañera Jefa, en Máximo y sobre todo en Florencia , con sus 19 años. Ahí está lo verdaderamente importante. Imagino que su minuto final estuvo poblado solamente por la inmensidad de sus tres amores. Lo demás es pura circunstancia. Política incluida.

Por eso prefiero hablarle en nuestro idioma: la sátira y el humor . No sabría cómo entrarle de otra manera a un tipo como usted. Para mí, el humor político siempre ha sido una buena manera de desdramatizar la realidad. Ese es el único objetivo de esta página. En eso, usted ayudó mucho más de lo que se imagina , porque reconozcamos que fue medio cabrón y que siempre le gustó tensar la cuerda. A veces, más allá de lo razonable. Por eso, cada uno de los conflictos políticos que vivimos estos años, con usted en el medio, se dramatizó mucho más de lo que se justificaba hacerlo. Y cuando las cosas se dramatizan mucho, la desdramatización garpa más y se agradece. Así es cuando el humor político funciona mejor.

Pero también es cierto que para que el humor político funcione, tiene que haber política.

Y la verdad, quien reinstaló la política en la agenda argentina fue usted . Por todas las cosas que hizo bien y por todas las que hizo mal. Se lo puedo decir así, porque siempre le hablé de frente manteca.

Desde que a mitad de los ‘90 la liviandad del menemismo vació de contenido a la política, el humor político dejó de tener sentido. ¿Cómo se le podía hacer un chiste a un ministro, si nadie sabía ni siquiera el nombre del tipo ? La convulsión de 2001 trajo otra vez la discusión política, pero sólo por un rato.

Luego llegó usted y la pava se fue calentando de a poquito nuevamente. La crisis del campo reinstaló otra vez la política como tema en la mesa de los argentinos. Y de la mano de la política, volvió el humor político. Al menos para mí.

En estos años, muchos de mis amigos contreras, desde los superprogres hasta los recontragorilas (de estos no tengo muchos, pero alguno que otro siempre hay), mil veces me han preguntado si en alguna oportunidad me llamaron de la Casa Rosada para putearme , para apretarme o algo por el estilo. Del mismo modo, mis amigos del batikirchnerismo me preguntan si el diario alguna vez me pide que diga o deje de decir tal o cual cosa.

La única verdad es que esta página la escribo en el ejercicio de la más absoluta libertad , sin que nunca nadie jamás haya tocado una coma, sugerido una idea o insinuado que debiera apoyar o atacar una posición. Cada cosa que escribo, refleja lo que tengo en mi cabeza que no será mucho, pero es todo lo que entra. Y así como sale de la computadora, es exactamente como se publica.

Del mismo modo, debo decir que jamás he recibido el menor reclamo desde la política en general, y muchísimo menos desde su gobierno o el de la Compañera Jefa.

La libertad es una conquista que hay que defender, pero que no corresponde agradecer a nadie. Sin embargo, nobleza obliga, con la historia que tenemos en la Argentina, nunca está de más reconocer cuando uno puede ejercerla a sus anchas. Aún con las turbulencias de estos tiempos. También es verdad que no todos los que opinan y escriben han tenido la misma suerte que yo . La banda escrachadora le ha restado a su proyecto mucho más de lo que le ha sumado.

Desde este espacio trato, medio en broma, medio en serio, de aportar lo mío para que las cosas vayan mejor. Ahora, esta página la hereda la Compañera Jefa. El contrato entre nosotros nunca lo firmamos, pero no hay problema. Para mí, con la palabra alcanza y sobra.

Por la guita olvídese . Délo por hecho. Por un tiempo, será invitación de la casa. Ahora, desde este lugar, habrá que bancar a la Presidenta. Dicho esto en serio. Y también en broma, tanto como para no traicionar el espíritu del vínculo.

Así es la relación entre el humor y el poder. Una suerte de toreo que exige que uno mueva la capa con la mayor precisión posible. Pero con la serenidad de saber que si los movimientos son los correctos, el poder se la tiene que bancar a como venga.

Y siento que así fue siempre con usted, Compañero Jefe .

Sé que lo supo tomar con humor y más de una vez me llegaron importantes voces oficiales de respeto, afecto y simpatía . Salvo un día en que me llegó el mensaje que usted se había chivado y que me había incluido en un honorable grupo de personalidades a los que tenía pensado “partir como un queso” , cariñosamente por supuesto. Lo tomé como un halago cuando supe quienes eran mis compañeros de fiambrería. Después volvieron las señales de paz y amor.

De verdad, lo despido con el cariño, el respeto y el reconocimiento para quien supo bancarse todo lo que me vino en gana decirle . Con absoluta libertad. Como debe ser. Eso habla muy bien de usted. Reírse de uno mismo y tener sentido del humor es una de las más rotundas pruebas de la inteligencia.

Con todas nuestras coincidencias y todas nuestras diferencias, debo decirle de corazón que fue un placer.

Lo voy a extrañar . Hasta siempre. Compañero Jefe."

Alejandro Borensztein



"“Un respetuoso silencio”



Ante la muerte de Néstor Kirchner, compañeros, entenados, solventados, mercenarios, favorecidos, opositores, y cualquier persona con un mínimo de educación, debe guardar un respetuoso silencio. Es pronto para andar elucubrando que hará y que no hará la señora Presidenta. A su alrededor ya se huelen las intenciones de los vividores de siempre, de los oportunistas en busca de morder el pato de la boda fúnebre, a ver quién logra la mejor tajada.



No opino sobre política porque no es mi campo de acción y eso queda reservado para sus adoradores. No tengo ninguna afiliación política, pero sí observo las conductas de quienes el pueblo ha elegido como sus representantes.



Las pullas, las exclamaciones de alegría como las exageradas demostraciones de pesar me parecen fuera de lugar. Porque frente a la muerte hay que llamarse a silencio. Dejemos esas payasadas para los políticos de turno, ávidos y ambiciosos sin límites, que corren desesperados en busca de protagonismo.



Cesen las controversias durante el tiempo que duren las exequias del difunto. Hagan una tregua, pero no exageren ni sus simpatías ni sus oposiciones. Nadie puede negar que se avecinan tiempos difíciles para esta Nación. Aguarden a ver como la señora Presidenta, simpática o antipática, idónea o no en la conducción, luego de su período de duelo, asume esta situación no contemplada en su agenda matrimonial.



Escucho por ahí: “Hay que rodear a la Presidenta, hay que apoyarla, hay que sostenerla”. Me suena a querer cubrir el vacío ante la muerte de su esposo, que implica no sólo el poder de gobernar sino el poder de manejar riquezas ajenas como el capital de los jubilados, sin rendirle cuentas a nadie.



Paren la mano, pongan el freno, bajen la velocidad. No atropellen. Hoy el pueblo no es tonto, y sabe con seguridad que ya se están tejiendo en reuniones secretas las estrategias para preservar cada uno su sitial. De lo que resuelvan y de las acciones que se produzcan en adelante, dependerá la solución pacífica y positiva para mejorar las perspectivas de conseguir seguridad para todos los habitantes, empleos estables para todos los trabajadores con sueldos que les permitan acceder a la canasta familiar. Pagar sus insumos de servicios básicos y de impuestos. Tener una obra social que contemple no sólo el esparcimiento anual, sino una atención médica de primera en todas las prestatarias contratadas al efecto.



Pero hoy, amigos, estamos como argentinos compartiendo un duelo, el de la señora Presidenta de la Nación, más allá de simpatizar o no con ella. Hoy pospongo mi condición humana de jubilada de la mínima para respetar el dolor de una mujer que llora la muerte de su compañero y padre de sus hijos.

Hoy mi país está de duelo nacional.

Elena “Lita” Moreno
"–¿Y cómo llegó a ofrecerle un lugar en la Corte?

–La verdad es que yo nunca había soñado con integrar la Corte, más aún, considero que conforme a las pautas tradicionales, nunca había “hecho los deberes” para eso. No cultivé la imagen del “mesurado”, no lo soy mucho que digamos en algunos aspectos. Un buen día me llamó un ministro de Kirchner y me invitó a ir a verlo con cierta urgencia. Creí que tenía algún problema que resolver. En cuanto llegué, me largó que habían hablado y si yo aceptaría ser ministro de la Corte.

–¿Usted cómo reaccionó?

–Me quedé mudo, primero porque no tenía idea de lo que Kirchner imaginaba que ocurriría al proponerme, segundo porque era algo que nunca había entrado en mi proyecto existencial. La verdad es que me asumo como un tanto transgresor, pero sólo un presidente más o menos simétrico (o que me superase) podía proponerme. Al día siguiente conversé con Kirchner y, sinceramente, le pregunté si realmente me conocía, no quería hacerle asumir riesgos en que no hubiese calculado o pensado. Mi pregunta la tomó a broma, pero en realidad iba en serio. Creo que en análogo tono me respondió que me quedase tranquilo, que me conocía bien y por eso me propondría.

–¿Por qué aceptó si no lo tenía en los planes? ¿Qué le atrajo?

–Hay ofrecimientos que imponen deberes. Si alguien critica no puede negarse cuando le dicen que entre al ruedo, de lo contrario pierde legitimidad. En ese momento dije que era una “carga pública”, y lo sigo pensando. Hace exactamente siete largos años, desde el 31 de octubre de 2003 que vengo sintiéndolo, no lo dudes.

–¿Qué significaba Kirchner como líder político?

–Sin duda que se fue como persona, pero dada su centralidad en los últimos diez años, es obvio que renace como mito. Un hombre relativamente joven o al menos en plenitud, luchador, tenaz, que abusa hasta la muerte de sus limitaciones físicas en la lucha política, que abrió frentes donde nadie se había animado y que desaparece de repente, creo que nada le falta para renacer como mito. Es casi inevitable.

–¿Le sorprendió la respuesta colectiva, del común de la gente, que generó su fallecimiento?

–No me extraña en absoluto la reacción popular: hasta ayer era una persona, hoy es un mito.

–¿Un mito como Perón, como Evita?

–Ningún mito es igual a otro ni borra otro. Los mitos forman parte de la vida de los pueblos, surgen en su historia, se enlazan con las primeras y las últimas páginas de los libros de historia, las que se perdieron. No se pueden comparar entre sí, cada uno es original porque responde a un momento diferente.

–¿Qué cambió a partir de Kirchner en el Poder Judicial?

–En cuanto a la Corte y al Poder Judicial, soy protagonista de lo que pasa, creo que no puedo incurrir en valoraciones, es cosa que debe evaluar la sociedad. Por mi parte, trato de hacer las cosas lo mejor que puedo y nada más.

–¿Fue un error la reforma del Consejo de la Magistratura?

–No lo sé, el Consejo de la Magistratura nació mal en 1994, no está constitucionalmente claro cómo se integra ni cuál es su competencia y, por tanto, siempre es opinable lo que se haga al respecto.

–¿Cree que desde ahora va a cambiar la relación del Gobierno con la Justicia?

–La relación del Ejecutivo con el Judicial en general y pese a muchas exageraciones, ha sido respetuosa. No dejará de serlo. Si Kirchner o la Presidenta se sintieron molestos alguna vez, bueno, tienen todo el derecho a decirlo y a criticarnos, del mismo modo que como ciudadano me reservé siempre todo el derecho a criticarlos a ellos. Ninguna función pública, por alta que sea, nos priva de los elementales derechos de la ciudadanía. Cuando sienta que pierdo ese derecho me voy y pienso que la misma sensación deben haber sentido Kirchner o la Presidenta cuando algunos pretendieron que no pueden criticarnos.

–¿Qué cambios intuye que va a haber en el Gobierno, en la oposición y los medios?

–Es obvio que va a haber cambios, es un golpe fuerte, la política argentina tiene una dinámica que desafía cualquier imaginación, todo cálculo a mediano plazo deviene fantaciencia y mucho más cuando se produce un hueco de esta magnitud. Se trata de un hueco, una ausencia personal, que es reemplazada de repente por un mito, nadie puede impedir el nacimiento del mito, son cosas que salen del sentimiento y los medios ni nadie puede evitarlo, pero que entran a jugar en la política. No creo que nadie pueda hacer “previsiones muy previsibles”, ahora el sentimiento popular arrastra a la política, más allá e incluso a pesar de los dirigentes. La historia nos demuestra esto.

–¿Pero imagina que el mito bastará para sostener al kirchnerismo?

–No me animo a predecir nada, entran en juego dos planos muy diferentes, el de la realidad y el mítico, interactúan, son acontecimientos que desafían a la imaginación.

–Cuáles son las huellas que considera más destacables de la gestión de Néstor Kirchner?

–Creo que Kirchner restableció la confianza en el país, en el futuro, en la posibilidad de consolidar y ampliar la base de ciudadanía real, en que el Estado social no es un recuerdo del pasado sino una realidad que hay que defender y consolidar, fue la contracara de la última década del siglo pasado.

–¿Sus virtudes y defectos como dirigente?

–Como virtud, su forma de hacer política. Kirchner, igual que Alfonsín, buscaba el trato personal con la gente, no era un político mediático, sino que iba por todos lados y se contactaba con las personas en forma directa, personal. Se movía por todo el territorio. Kirchner y Alfonsín, en este sentido, fueron la antípoda del político-espectáculo, la forma de hacer política que espero cunda en el futuro, a la que hay que volver. ¿Defectos? Bueno, no se los atribuyo a él, en general son los del presidencialismo, es la función que a veces condiciona errores. En lo político, creo que a veces abría demasiados frentes de lucha al mismo tiempo. Aunque en lo personal me parecía un tipo muy capaz para hacer alianzas y tranquilizar a la gente, creo que en ocasiones se fabricaba algunos enemigos innecesarios. Pero no sé, no hablábamos muy frecuentemente, por eso no conozco todas las motivaciones, los detalles, no tengo el cuadro completo de la situación en cada caso. Es sólo una impresión. Pero bueno, ahora es un mito.

–¿En qué está pensando cuando habla de “enemigos innecesarios”?

–Creo que en el caso del llamado conflicto “con el campo” hubo un poco de precipitación, me parece que hablando un poco más con algunos sectores se los podía tener del otro lado. Tal vez me equivoco, es una impresión, por ahí los acontecimientos se precipitaron y no quedó otra alternativa, no viví el conflicto desde adentro, pero pienso que siempre hay que extremar más la posibilidad de negociación.

–De aquellas charlas o encuentros aislados que mencionó que compartió con Kirchner, ¿qué le queda como recuerdo?

–Hablando con Kirchner impresionaba mucho la capacidad de comunicación, tenía una actitud humilde que lo hacía “querible”, instaba a la confianza, era un tipo de posiciones firmes pero nunca arrogante, conseguía que uno se sintiese como si lo hubiese conocido siempre. Traté a varias personas con ribetes de liderazgo. Está el perfil del prócer, tipo De Gaulle; está el del perfil paternal, tipo Alfonsín; Kirchner respondía a un perfil fraternal. "


JUEZ DE LA CORTE SUPREMA RAUL ZAFFARONI
“Hasta ayer era una persona, hoy es un mito” pagina12

miércoles, 27 de octubre de 2010

"No se es menos hombre (hablamos del ministro Moratinos) por llorar. Nadie habla de eso. Yo, por ejemplo, lloro cada día (como una Magdalena) cuando abro el periódico o veo el telediario. Se es un mierda cuando uno demuestra públicamente que no sabe irse. De ministro o de lo que sea. Moratinos adornó su reirada con un lagrimeo inapropiado. A la política y a los ministerios se va llorado de casa. Luego Moratinos, gimoteando en público, se fue como un perfecto mierda. Respecto a mi lado machista, quien desee ahondar en él puede leer La reina del Sur. Está en bolsillo. Barato. Y ahora voy a comerme de una vez el puto venado"

@Perezreverte

" O el venado o el puto twitter "
"De la desgracia personal no nos reímos, no nos causa gracia. Lo queríamos en cana, no muerto. Pero Néstor como buen rebelde, se fue de gira justo el día del Censo 2010.
Kirchner deja un gran vacío entre el oficialismo y la opocisión, pero fundamentalmente en un país que se acostumbró a él. Nos preguntamos ¿Cómo viviremos sin Kirchner? No será fácil romper la lógica de odio y sojuzgamiento. Siete años intentando comprarnos, domesticarnos, aplastarnos. Del país subsidiado, de la mersada mantenida en la pobreza y la ignorancia. De la corrupción. De considerarnos monitos a los que mientras nos tiraran maníes debíamos mantenernos contentos.

Tampoco creo que la oposición esté a la altura del país que se viene (y qué venía antes de esta noticia). Pero es lo que hay.

A apechugarla y no ceder a la tentación de seguir generando más odio entre argentinos, Que de ésta salimos todos juntos o no sale nadie.

Estamos en éso."

domingo, 24 de octubre de 2010



"..las mujeres sonMejores en casi todo(..) Ayudaran a cambiar las miserias de este mundo porque no aflojan cuando sus compañeros se caen"
@felipe_sola


"Final feliz: Lobo bulímico se provoca el vómito y devuelve entera a la abuelita bañada en bilis."

Lucchetta, Arturo Jaime


"El tiempo no pasa por ti, las canas y arrugas te favorecen. Lástima, contestó Caperucita, tú sigues igual de mentiroso."

Hidalgo Diez, Paloma


"Caperucita twitteó que iba a lo de su abuela, el lobo lo vio en su celu móvil, fue así que la interceptó y se la recomió."

Neira, Fernando


" Hace mucho calor - le dijo la madre a la niña - Andá por la sombra. Obediente, Caperucita fue a la escuela con la Sombra, su capa nueva. La aplazaron porque cambió la preposición."

Broggi, Felisa


"Camino a casa de abuelita se topó con los piquetes de la General Paz. El lobo, entre las gomas humeantes gritaba junto a ella a viva voz."

Savoia, Liliana


"Cuando se supo que la niña de la caperuza roja era la nieta 103, "El lobo" huyó al bosque por el camino más corto. Uno de los suyos se lo comió."

Urtasun, Marta


"Lobo a Caperu cita. Ella acepta. Cuando llega, Lobo está. Cocinando abuelita al horno. Juntos disfrutan el banquete y la herencia."

Sanguino, Ricardo


Caperucita Roja en 140 caracteres


sábado, 23 de octubre de 2010


Quiero saber si usted viene conmigo
a no andar y no hablar, quiero
saber si al fin alcanzaremos
la incomunicación: por fin
ir con alguien a ver el aire puro,
la luz listada del mar de cada día
o un objeto terrestre
y no tener nada que intercambiar
por fin, no introducir mercaderías
como lo hacían los colonizadores
cambiando baratijas por silencio.

Pago yo aquí por tu silencio.
De acuerdo: yo te doy el mío
con una condición: no comprendernos.

Pablo Neruda

El mar y las campanas

viernes, 22 de octubre de 2010

"Especie en extinción: -¡Te mataré, maldito! -¡Alto, leñador! Somos de Animal World. ¡Irás preso si matas al último ejemplar de lobo parlante! "

"Sorprendí a mi novio en la cama de abuelita y a ella saliendo de la ducha envuelta en un toallón. No contaron el cuento. "

" la soledad del geriátrico, la abuelita lamenta no haber sido comida por el Lobo.
"
“¡Es una clara muestra de la inseguridad de los bosques!”, grita una vecina de Caperucita frente a las cámaras de televisión."

Caperucita Roja en 140 caracteres
cuentosymas

jueves, 21 de octubre de 2010

“Al despuntar la aurora, hazte estas consideraciones previas: me encontraré con un indiscreto, un ingrato, un insolente, un mentiroso, un envidioso, un insociable. Todo eso les acontece por ignorancia de los bienes y de los males. Pero yo, que he observado que la naturaleza del bien es lo bello, y que la del mal es lo vergonzoso, y que la naturaleza del pecador mismo es pariente de la mía, porque participa, no de la misma sangre o de la misma semilla, sino de la inteligencia y de una porción de la divinidad, no puedo recibir daño de ninguno de ellos, pues ninguno me cubrirá de vergüenza; ni puedo enfadarme con mi pariente ni odiarle. Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza. Y es actuar como adversario el hecho de manifestar indignación y repulsa.”
Marco Aurelio
Meditaciones

sábado, 16 de octubre de 2010

"La única moral capaz de hacer el mundo vivible es aquella que esté dispuesta a sacrificar las ideas todas las veces que ellas entren en colisión con la vida, aunque sea la de una sola persona humana, porque ésta será siempre infinitamente más valiosa que las ideas"

"La creación es exigencia de unidad y rechazo del mundo. Pero rechaza el mundo por causa de lo que le falta y en nombre de lo que, a veces, el mundo es"

"El artista rehace el mundo por su cuenta".

Albert Camus

viernes, 8 de octubre de 2010

domingo, 3 de octubre de 2010

"Al procesar mi experiencia instantáneamente, en Twitter empaqueto mi vida mientras la vivo"
Peggy Orenstein

"para entrar en un sitio semejante, el rápido y rabioso diálogo de siempre "
@62project

"Moriré,pero mi memoria sobrevivirá" de Mankell,una reflexión personal del autor sobre el desvastador impacto del SIDA en África
@LectorMetalico

@drpalacio nos acabamos de leer "El Round del Olvido" de Eduardo Liendo, no encantó, es algo largo pero se lee rapidito
@QueLeer


"This is the real me, but you won't be hearing from me often I'm afraid, as pen and paper are my priority at the moment."
@jk_rowling

"Soy el zócalo donde te alzas para mirarte en laluna. Quiero que tu cuerpo sea mi ataúd."
@alejodorowsky

Piedad Córdoba: "Hacía mucho que un hombre no me daba flores y me las dieron unos guerrilleros" http://bit.ly/bzXzHA
@la_patilla

"La forma debe seguir a la adversidad, y hoy vivimos en tiempos inciertos
@benokri

"Al sentir en su mano el suave tacto de la cápsula, volvió a recordar los hechos que lo habían llevado allí".
@jverbom

"He visto muchos crímenes, pero ninguno como éste. No hay nada que justifique la presencia de una gallina en medio de esta ciudad"
@bcnegracast

"Me repugnan las multitudes. Sin embargo, me place estar rodeado de viandantes. Mi alma errabunda de este modo atraviesa mejor los páramos."

Francisco Balbuena, primera novela escrita con puros tweets (http://bit.ly/bKARMp)

Escrito en Twitter
via @SeniorPastel
Related Posts with Thumbnails