martes, 27 de diciembre de 2016

Todos los conocimientos naturales de los pueblos originarios ¿es justo que otro lo patente?
¿Científicamente han estudiado que, si ustedes como científic@s no existieran, tal vez no existirían los ricos?
¿Científicamente hay estudios de que se puede vivir sin el capitalismo?
¿Cuál es la explicación científica o no científica de por qué se inventó el dinero?
¿Qué explicación científica hay y qué seguridad hay que un día van a sustituir las máquinas a la humanidad (o sea a las personas)?
¿Qué explicación científica tiene que las especialidades médicas no pueden atender un parto normal y, cuando el bebé está en una posición fuera de lo normal, hacen una cesárea; y las parteras tradicionales lo acomodan en la posición para un parto normal?; al igual cuando el bebé va enredado con el cordón umbilical en el cuello, el médico hace una cesárea y, en cambio, la partera lo acomoda y hace el parto normal.
¿Científicamente por qué y para qué se crearon los bancos, cual es la función científica de un banco y cuáles son sus secretos?
¿Científicamente hay o habrá una explicación por qué los países pobres no pueden pagar la deuda externa o hay una explicación para que no paguen dicha deuda?
Científicamente ¿pueden explicarnos los principios del neoliberalismo?
¿Cuáles son los principios éticos de la ciencia?
¿Con la ciencia matemática se puede detener el exterminio de la madre tierra, y si no, quién puede?
¿Científicamente por qué hay unos cuantos ricos y millones de pobres?
¿Hay estudio científico, qué y cómo están destruyendo a nuestra madre naturaleza con formas que no vemos y no conocemos?
¿Cuál es la explicación científica por qué los grandes empresarios quieren ser los dueños del mundo destruyendo la humanidad y la madre naturaleza?

“¿Científicamente nos pueden explicar por qué el capitalismo prepara ciertas crisis cada tanto tiempo para reactivar su economía?”: EZLN


sábado, 26 de noviembre de 2016


 "Condenadme, no me importa, la Historia me absolverá."

  Pronunciada en 1953, durante el juicio por el frustrado asalto que encabezó contra el cuartel Moncada.

Fidel Castro


sábado, 12 de noviembre de 2016



¿Quién no echa una mirada al sol
cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa
cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana
cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música
lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla
que vive por sus propias fuerzas,
ningún ego es un continente,
ni un planeta autosuficiente.
Acaso es un pedazo de miedo rodeado de nada,
un girón de vida colgado de un traje viejo,
un guijarro lavado por las desmemoriadas aguas del tiempo.
La ciencia es poca cosa,
es un promontorio resbaladizo donde las manos se aferran.
Tu cuerpo es una envoltura vana,
un pájaro descoyuntado con el pico roto
aventado a los basureros de la muerte.
Habitante de la tierra,
la muerte de toda criatura te disminuye.
Por eso, cuando alguien muere,
no preguntes
por quién doblan las campanas,
están doblando por ti.

John Donne (Londres, 1572-1631)
Meditación XVII

domingo, 28 de agosto de 2016

-¿Cómo surgió la idea de escribir sobre esta hija tan tremenda?

 -Con los años uno va escribiendo no sólo a favor de lo que elige sino en contra de lo que ya escribió. En mi libro La muerte como efecto secundario hay un padre terrible que le hace mucho daño a su hijo y pensé: bueno, ¡es hora de pasarles factura a los hijos! Por otro lado, tengo tres hijas. Quería expresar mis propios sentimientos acerca de la maternidad, con toda su complejidad, pero no quería molestar a mis hijas, necesitaba un personaje radicalmente distinto de ellas.

-La generación de los 70, rupturista y cuestionadora de la familia burguesa, parece puesta en tela de juicio, porque esos padres no pueden educar a su hija, son unos padres bobos.

- Sí, son unos padres bobos, pero son esos padres, no son los representantes de su generación. -¿Tu intención no era hacer una crítica generacional?

- No, pero sí mostrar angustias, dudas y problemas que son muy característicos de nuestra generación. El peso del psicoanálisis haciendo que los padres carguen con la culpa de los hijos hasta la tercera y cuarta generación.

-Empezás diciendo, "El barco era grande como la muerte" y después viene una historia que parece liviana, gente que se va de vacaciones. Es un anticipo de lo que vendrá.

- Claro, incluso en ese primer capítulo hay un contraste entre las diversiones del barco y las noticias y los recuerdos terribles que vienen de la Argentina: mientras los mozos se disfrazan de gitanos, llega un telegrama de que aparecieron 34 cadáveres dinamitados en el puerto. - Incluís el diario de la escritura de “Hija”, que tiene un efecto de distanciamiento.

-Le recuerda al lector que está leyendo una ficción, que hay alguien que la está armando. Cuando leo un libro, creo que todo eso le pasó al escritor, a pesar de que soy del oficio. Y me pregunto, ¿de donde lo habrá sacado? Me pareció que contar la trastienda podía ser interesante para el lector.

- ¿Por que te pareció necesario incluir la historia previa de la pareja de Guido y Esmé en París antes del nacimiento de la hija? -Me importaba mucho contar a qué familia se iba a incorporar Natalia.
Quería mostrar que había sido una hija muy deseada, que venía de una familia normal.

Por eso es tan cruel. - Sí, es cruel. Si me preguntás qué podrían hacer esos padres para que la hija no fuera así, bueno, hay muchos que te van a decir que podrían haber hecho esto o aquello. Pero yo no lo sé.

-Los padres no ven.

- Eso, niegan, pero si no hubieran negado quizá no hubiera cambiado la cosa.

Entrevista a Ana María Shua



La vida cambia deprisa. La vida cambia en un instante. Te sientas a cenar y la vida que conocías se acaba. La cuestión de la autocompasión. Estas son las primeras líneas que escribí después de que pasara.

  Joan Didion






viernes, 12 de agosto de 2016

"Tengo suerte. Es una bendición elegir una vida artística y tener un trabajo que a veces te permite cambiar las cosas. Merece la pena pagar el precio en tu vida pública. Aunque, en ocasiones, implica resignarse a la humillación y, otras veces, entender cuándo los silencios perpetúan un problema mayor. En octubre 2014, un artículo publicado en un tabloide informó que posiblemente me había operado para alterar mis ojos. No importaba, era sólo una historia más en la inmensa pila de estiércol que genera cada día la prensa sensacionalista, alimentado por titulares explosivos y gente aficionada a la crueldad cobarde desde sus púlpitos anónimos de Internet.

En los intereses del periodismo de tabloide -que se beneficia del caos y escándalo que genera e inyecta en la vida de la gente- y la consiguiente humillación, la verdad queda reducida a ser una nota al margen de un argumento ficticio. No creo que haya ninguna dignidad en dar explicaciones a quienes comercian con escándalos inventados o en buscar la aprobación de aquellos que hacen de reírse de los demás un deporte.

"Escribo para ser fiel a mí misma, debo defender las verdades de mi vida y porque ver cómo se transforma el rumor de tabloide en verdad es realmente preocupante. La sensacionalista historia de la "cirugía de los ojos" por sí misma no tiene importancia, pero catalizó mi inclusión en la consiguiente hilo de noticias legítimas sobre la autoaceptación y las mujeres que sucumben a la presión social para parecer y envejecer de cierta manera. En mi opinión, que la suposición del tabloide se convierta en un noticia de la que informan los grandes medios, sí importa. "No es que le importe a nadie, pero no tomé la decisión de cambiar mi cara y operarme los ojos. Este hecho no es relevante para nadie, pero que la mera posibilidad fuera discutida por los periodistas serios y se convirtiera en tema de conversación generalizada es una desconcertante ilustración de la confusión entre noticias/entretenimiento y la fijación social por lo físico.

No es un secreto que históricamente el valor de una mujer se ha medido por su apariencia. Aunque hemos evolucionado hasta admitir la importancia de la participación femenina en el éxito de la sociedad, y damos por supuesto que las mujeres también marcan los estándares y todos los puestos de alto nivel e influencia, el doble rasero a la hora de valorar nuestra contribución permanece, y se perpetúa por la conversación negativa que introducimos en nuestro día a día como entretenimiento fácil. "¿Demasiado delgada, demasiado gorda, se le ve mayor, mejor como morena, muslos con celulitis, escandaloso lifting, quedándose calva, barrigona o hinchada? Zapatos feos, pies feos, sonrisa fea, manos feas, vestido feo, risa fea; material de titulares que enfatiza las variables que pretenden determinar el valor de una persona y servir de parámetros en, cuyo estrecho margen, cada uno de nosotros debemos entrar para ser considerados socialmente aceptables y profesionalmente valiosos, y para evitar un doloroso ridículo. "

¿Y si las insulsas historias sensacionalistas, los juicios y malentendidos quedaran confinadas en el tarro de entretenimiento vulgar y se sustituyeran en los medios de masas por conversaciones mucho más importantes y necesarias? "¿Y si tuviéramos más cuidado y fuéramos más conscientes de nuestras elecciones, y cómo canalizamos nuestra energía y lo que compramos, recordando que la información - tanto real como ficticia- se suele tratar como una mercancía y, sus contenidos y cómo se usa, tienen consecuencias personales, sociales y públicas?

 "A lo mejor podríamos hablar más de por qué parece que compartimos un apetito común por ser testigos de la degradación y humillación de personas con ataques a su apariencia y carácter y cómo esto afecta a las generaciones más jóvenes y daña la igualdad. Y, sobre cómo medios serios se han vuelto vulnerables a noticias/ambigüedad de entretenimiento, que peligrosamente allana el camino para invenciones peores que ataque la conciencia del público con mayores consecuencias. A lo mejor podríamos hablar de nuestros numerosos verdaderos retos sociales y cómo podemos mejorar".

Renée Zellweger

sábado, 6 de agosto de 2016

–Hay en su obra, especialmente en sus primeros poemas publicados, una constante referencia a la locura. Incluso la invoca como si fuera el camino para cumplir su destino, “el camino más alto y más desierto”. ¿Por qué esa invocación? ¿De qué demencia se trata? ¿Es una invocación filosófica, en el sentido de Platón, o usted habla concretamente de la enfermedad mental, del sufrimiento y de la internación que usted padece?
–Me refiero a la demencia en el sentido más total, absoluto. Hay formas de la demencia que obedecen a los nervios centrales y otras a los nervios periféricos. Pero también puede ser un castigo. El que va a nacer elige ser bueno o malo. Eso se da hasta con las vacas. También es cierto que la mayoría de los demonios tienen la médula desviada. Cualquier enfermedad, aun el cáncer, es estado de locura. Los médicos tendrían que seguir a fondo las enseñanzas de Hipócrates, que curaba hasta con fuego. ¡Y pensar que incluso hay gente que se alegra de estar loca! La demencia debe ser vista desde un punto de referencia moral. A esa pobre gente que está en el hospicio habiendo pasado por lo más horrible habría que darle buena comida (aquí la comida es pésima), y enseñarles a sentarse a la mesa, a no robar, a no blasfemar... Hay que cambiar, fundamentalmente, la higiene. Es que el hambre, el abandono, la suciedad, las humillaciones, la crueldad de la pobreza contribuyen al deterioro sin tregua de la criatura humana, de su cuerpo y de su alma. Es cierto, en mi poesía invocaba la locura. Aquí se conoce la locura.
–La relación entre el arte, las crisis espirituales más profundas, esos estados que suelen calificarse de locura o demencia, continúa siendo un misterio de difícil revelación. En su criterio, ¿en qué medida la enfermedad mental puede influir en una obra artística? Y de darse: ¿cómo se percibe esa influencia? ¿Con qué palabra se describe? ¿Quién puede rendir cuentas de la normalidad de un abismo por fuera del abismo?
–Diría que es un misterio de esencialidad poética, que se arrima a lo divino, y que no puede ser debidamente abarcado por quien no se haya purificado en el fuego de la poesía, primero su lengua y su razón, y después su alma. Corelli escribió su sonata “La locura” después de estudiar durante años esas enfermedades. Y cuando terminaba de tocar la sonata en su casa salía a la calle a conocer a la gente, viendo con tristeza que la mayoría estaban locos. Yo he investigado el alma, también la psiquiatría, en tanto se ocupa del alma, sin decirlo y sin saberlo, lo que aún es más trágico. Y sé que los ciegos y sordomudos son dementes. Que los muy ricos y los que llevan uniformes son dementes y peligrosos. Y que los que visten sotanas y se llaman hijos de Cristo son los más dementes, hipócritas y demoníacos de todos. En cuanto a mi obra, los médicos dicen que no hay en ella signos de enfermedad. Y aunque no es gente de gran entendimiento, en esto no se equivocan, ya que no hay en mi poesía nada en contra de la gramática, y menos todavía en contra de los grandes estupores que nos presenta la vida. Pero a la vez presiento que en la poesía y en la locura hay un mismo soplo.
–¿El soplo de la inocencia?
–¡Y del espanto!
–En el nombre de la “razón”, la sociedad prohíbe el delirio, las leyes y la psiquiatría lo castigan. ¿Pero qué es el delirio? ¿La secreta necesidad poética de la especie humana? ¿La creación de un hombre superado por su conciencia y su dolor para no estrellar su cabeza contra un muro?
–Hay un delirio poético, del que padecen los poetas, los artistas, y que no siempre es doloroso aunque provoque angustia. Pero el delirio que yo conozco en la profunda intimidad de mi ser es el del hombre que busca todos los caminos en una gran oscuridad para encontrarse con Dios. Acá, en el hospicio, hay otros delirios, pero se apagan lentamente... Siempre el delirio es como salirse de un surco, un arado que escapa del surco.
Los tribunales clasifican a los enfermos en tres categorías. Primer grupo: el de la fatuidad (imbéciles, idiotas). Segundo grupo: los frenéticos.
Tercer grupo: el de la insania. A mí me incluyen en el tercer grupo... ¿Podrán saber que hablo con Dios, que me besan los ángeles? ¿O burdamente piensan que deliro cuando me niego a repetir que dos más dos son cuatro? Me pregunto, usted ama la poesía, pero vive fuera del hospicio, ¿eso lo salva del delirio?
–Yo me pregunto si quiero ser salvado... Para mí el delirio son instantes. Instantes que duran toda una vida. Y es un derecho profundo, personalísimo. Lo veo como una demostración de que el alma existe.
También siento el delirio como una virtud humana, que trae la gloria, y nos sostiene ante la mirada de la muerte; entonces intuyo que el precio de su existencia es el infinito espanto de estar abandonados y solos en el momento de la verdad...
–A mí me espanta su tristeza; tendría que volver a Dios. Porque su tristeza puede convertirse en una ofensa para el infinito amor de Dios. Yo puedo pedirle a Dios que en el momento de su muerte lo reciba. Pero tendrá que esperar, el río de su viaje es caudaloso. Además aquí en el hospicio, siento por momentos que ya no soy yo. Todo languidece, se opaca... Es tan difícil vivir aquí sin que el alma se convierta en una piedra... ¿Será por eso que los médicos todavía persiguen la piedra de la locura? Hay noches en que miro la noche y me río. Horas y horas me río, pero en silencio, que nadie me escuche...
–A través de la experiencia de su larga reclusión, ¿piensa que hubo alguna evolución en las técnicas psiquiátricas, en la comprensión del mundo diferente del internado, en la situación de vida en el hospicio? ¿Es una desmesura imaginar en este lugar a un psiquiatra que ve en los ojos de su paciente la luz sin mácula y a la par desgarrada de la poesía?
–¿Ver la luz celeste de la poesía en la oscuridad perversa de un infierno...? Sólo Dios, o los ángeles podrían hacerlo. Me cuesta hablar de la realidad del hospital en forma tan directa, particular. No se olvide de que para la sociedad sigo siendo un loco, un incapaz de buenos juicios. Que debo, al menos en lo formal, aceptar el orden que se me impone, por injusto que sea. Es que no tengo defensas. Ya no existo para el mundo exterior; soy –aunque yo sé bien lo que en realidad soy– un poquito más de esa basura que se aparta para que no hiera con su hedor. Eso sí, por lo que yo puedo testimoniar en carne viva, diría que la psiquiatría vigente no merece ser tratada ni analizada como ciencia. No han ido más allá del castigo indiscriminado, del electroshock o la receta de pastillas. En cuanto a saber del espíritu, nada, nada. ¿Pero acaso podríamos pedirle a la psiquiatría de hoy que entienda lo que es un poseso en la filosofía de Platón? Aun así debemos tener compasión por las ciegas criaturas que nos dañan. Y paciencia: paciencia del amor y del llanto...
–¿Tendrán idea los que dirigen estos hospicios del daño que causan? ¿Sabrán de la falsedad esencial del sistema de representaciones que encarnan? ¿Estarán en conciencia de esa herida que agravan en el espíritu del internado hasta volverla crónica, mortal...?
–Si tienen idea, la callan. Si tienen conciencia, la reprimen. Se escuchan orgullosos a sí mismos en ese páramo silencioso que llaman ciencia, y no contemplan en su espejo vacío nada de nada. Para ellos el bien es salud, y la salud silencio y obediencia, aceptar el infierno y dar las gracias. Están por la experiencia, prefieren defender la razón. ¡Todo es una gran tragedia!
–He visto que en el hospital, bajo la lógica manicomial, y amparados en el poder, los dueños del saber confunden la experiencia con la rutina y el acostumbramiento, y la razón, la diosa Razón, la reducen a imponer la obediencia, mientras la verdadera razón huye despavorida... En estas circunstancias pregunto: ¿Qué hace aquí? ¿Por qué sigue aquí? ¿Han leído los médicos su poesía? ¿Hay algo más certero que la poesía para conocer la verdad profunda de un hombre?
–Usted cree demasiado en la poesía, le espera una vida difícil. Yo también creo, pero desde la resignación. El misterio de la poesía nos saca de la influencia de la carne y nos permite esperar la noche divina. Soy un poeta que ya no busca las palabras, sino el verbo; pero para los médicos y los jueces, para su cruel simpleza, sigo siendo un enfermo mental. Sin embargo, para mí, la sociedad en su conjunto está trastornada. Gran parte de la gente padece de problemas mentales, en especial los psiquiatras, los gobernantes, los hombres del poder. ¿Es que alguien sabe lo que es el alma, lo que es el intelecto? ¿Es que alguien ama a su prójimo como a sí mismo? Los que ven a un preso, ¿miran al preso? Los que vienen al hospicio, ¿miran al loco?

martes, 2 de agosto de 2016

Ambigufobia. Se trata de un término acuñado por el escritor David Foster Wallace. Se refiere a la sensación de incomodidad al dejar cosas abiertas a la interpretación.
L’appel du vide. Expresión francesa que se puede traducir por “la llamada del vacío” y con la que se habla de las ganas de saltar al ver un precipicio. “La gente habla del miedo a las alturas -escribe Smith-, pero en realidad la ansiedad que provocan los precipicios a menudo tiene menos que ver con caer que con la terrorífica pulsión de saltar”.
Awumbuk. Palabra de los baining, que viven en Papua Nueva Guinea y con la que se describe la sensación de vacío que dejan las visitas al irse. “Las paredes hacen eco -ilustra Smith-. El espacio que estaba tan lleno ahora parece extrañamente amplio. Y aunque a menudo hay alivio, también nos quedamos con una sensación apagada: como si una niebla hubiera descendido”.
Basorexia. La necesidad repentina de besar a alguien.
 Cibercondría. “Ansiedad sobre ‘síntomas’ de una ‘enfermedad’ alimentada tras ‘investigar’ en internet”. Las comillas son de la autora. El neologismo, por cierto, lo recoge ya Fundéu.
 Dépaysement. Palabra francesa que recoge la “desorientación que sentimos en sitios extranjeros”. Ilustra los esfuerzos por descifrar un idioma extraño y por calcular cuánto vale ese puñado de monedas que llevamos en el bolsillo. Se trata de una sensación en ocasiones frustrante, “que nos deja incómodos y fuera de lugar”. Pero que también hace que “el mundo nos parezca nuevo una vez más”.
Dolce far niente. El placer de no hacer nada.
Fago. Es la pena que sentimos por alguien que necesita ayuda y por quien nos preocupamos, sin dejar de tener presente la idea de que algún día le perderemos. Este término de los ifaluk, las islas Carolinas del Pacífico, “sobreviene en esos momentos en los que sentimos de forma tan arrolladora nuestro amor por los demás, su necesidad de nosotros y el hecho de que la vida es temporal y frágil, que se nos llenan los ojos de lágrimas”.
 Going postal. Entre 1986 y 1997, varios empleados del servicio de Correos de Estados Unidos mataron a tiros a compañeros y jefes. Fueron en total 40 víctimas en unos 20 incidentes. La expresión going postal describe desde entonces los ataques de ira y rabia en el puesto de trabajo.
 Greng jai. En Tailandia, es “el sentimiento de no querer aceptar una oferta de ayuda por las molestias que causaríamos”.
Han. En coreano, es una aceptación colectiva del sufrimiento combinado con un deseo silencioso de que cambien las cosas. Una mezcla, según la escritora coreana Park Kyung-ni, de tristeza y esperanza.
 Ijirashii. Es la sensación de emocionarse al ver cómo alguien supera un obstáculo o hace algo digno de elogio. Esta palabra japonesa identifica “el sentimiento que podemos tener cuando vemos a un atleta llegando a la meta final contra todo pronóstico, o al oír que un sin techo ha devuelto a su dueño una cartera perdida”, escribe Smith.
Kaukokaipuu. Deseo de viajar (en finlandés). En ocasiones se traduce por otro término alemán parecido, Wanderlust.
Mono no aware. Expresión japonesa que hace referencia a la contemplación de una belleza que sabemos pasajera. Smith escribe que este concepto reúne la “pena y serenidad que sentimos al reconocer la inevitabilidad del cambio; la tristeza que anticipa las pérdidas que vendran, y la chispa añadida a los placeres porque sabemos que tienen que terminar”. El concepto tiene raíces en el budismo zen y está estrechamente relacionado con el wabi-sabi, un término estético japonés que se refiere a la belleza que se encuentra en las cosas inacabadas o imperfectas, como en el caso de un cuenco de porcelana con grietas.
Nakhes. En yidis, es el orgullo que sienten los padres por cualquier pequeño logro de sus hijos.
 Nginyiwarrarringu. Para los pintupi, que viven en el desierto de Australia Occidental, hay 15 tipos diferentes de miedo. Smith menciona el ngulu, que es el miedo que sentimos cuando otra persona busca venganza; kamarrarringu, la sensación de que alguien está detrás de ti; kanarunvyju, el miedo a los espíritus malignos que no te permite conciliar el sueño, y nginyiwarrarringu, el espasmo de alerta que te hace ponerte de pie y mirar alrededor, buscando qué lo ha causado.
Oime. La intensa incomodidad que supone estar en deuda con alguien. Es japonés.
 Pronoia. La extraña sensación de que todo el mundo te quiere ayudar. Efectivamente, es lo contrario a la paranoia.
Ringxiety. Término acuñado por el psicólogo David Laramie y que podríamos traducir (quizás) por “ringsiedad”. Define ese momento de “ansiedad de bajo nivel que nos lleva a pensar que hemos oído cómo sonaban nuestros teléfonos, aunque no lo hayan hecho”. La pena es que la referencia al sonido hace que no sirva para las vibraciones fantasma del móvil, que según varios estudios ha sentido alguna vez entre el 70% y el 90% de la población.

jueves, 21 de julio de 2016



"Se acabo la joda para todo el mundo"


Mauricio Macri

jueves, 30 de junio de 2016

(Publicado en "La Voz del Interior", Córdoba, 25 de enero de 2003.)


De los 63 años que tenía cuando asumió la presidencia, Illia Arturo Umberto había pasado la mitad en Cruz del Eje, donde llegó designado como médico del ferrocarril por Hipólito Yrigoyen.
Se levantaba con el pito de las seis y a las diez había que cebarle un par de mates. Esas cosas en el pueblo se sabían. Lo mismo que el contenido de su guardarropa: una corbata roja con leoncitos y un traje azul marino donde cargaba muestras gratis, apretadas como puños en todos los bolsillos.

A veces le pagaban con gallinas y a veces pagaba él la nafta que consumía la ambulancia. De noche, cuando el cucharón de la luna se derramaba sobre el pueblo, jugaba unas manos al chinchón, se daba una vuelta por el comité y, antes de dormir, leía a Krause. O a Weber. O el Patoruzú.

Cada vez que debía ausentarse para cumplir con sus obligaciones políticas, en Cruz del Eje le organizaban una cena de despedida cuyo menú incluía mayonesa de ave, paella a la valenciana, flan con crema, vino de la casa y agua mineral San Remo. En 1963 se despidió desde la cabecera con una reverencia y acompañado por dos mariposas que volaban en círculos alrededor de su cabeza, viajó a Buenos Aires para ocupar la Casa Rosada.

Tres años más tarde lo derrocó un batallón de tanques porteños al mando de un general vestido como Patton. Illia lo enfrentó con el traje azul y un ejemplar de la Constitución en la mano. Ríndase, general.

Al cumplirse diez años de su muerte voy a rendirle un homenaje, doctor. Estos son los hombres que lo sucedieron en el cargo desde su destitución: Onganía, Levingston, Lanusse, Cámpora, Lastiri, Perón, Isabel, Luder, Videla, Viola, Galtieri, Bignone, Alfonsín, Menem, De la Rúa, Camaño, Puerta, Rodríguez Saá y Duhalde.

Ríndanse.


Illia
Por Daniel Salzano.

"El analfabeto del futuro no será la persona que no puede leer. Será la persona que no sabe cómo aprender."

" El conocimiento es la fuente más democrática del poder. "

" Future shock es el estrés destrozando y desorientación que inducimos en personas sometiéndolas a demasiados cambios en muy poco tiempo.

" El hombre tiene una capacidad limitada para el cambio biológico. Cuando se siente abrumado esta capacidad, la capacidad es de shock del futuro."

 "Usted puede utilizar todos los datos cuantitativos que usted puede conseguir, pero usted todavía tiene que desconfiar de él y usar su propia inteligencia y el juicio. "

 "Una de las definiciones de salud mental es la capacidad de decir verdad de lo irreal. Pronto tendremos una nueva definición. "

" La próxima gran explosión va a ser cuando la genética y las computadoras se unen. Estoy hablando de una computadora orgánica - sobre las sustancias biológicas que pueden funcionar como un semiconductor."

" Pensar que la nueva economía es más es que alguien en Londres en 1830, diciendo que toda la revolución industrial ha terminado, ya que algunos fabricantes de textiles de Manchester quebraron."


Alvin Toffler

domingo, 19 de junio de 2016


“la violencia en sus diferentes dosis y máscaras es un factor histórico. Es una forma del mal que existe en la naturaleza, el ser humano no escapa a ella, y aunque no se puede eliminar, sí se puede transformar en conciencia colectiva. La historia no se repite, es diversa. Pero el mal sí existe. La dificultad es cómo interpretarlo y afrontarlo”.


“Muchos se preguntan por qué esos inmigrantes musulmanes vienen a Europa y no se van para otros países musulmanes. Pues vienen por la paz y el progreso. Tras el mito europeo”.

“La libertad es un bien muy precioso. La Ilustración fue una conquista. La Europa de hoy representa la libertad, y la gente quiere vivir en libertad”


La identidad debe adecuarse a los cambios de la historia


¿Acaso hombres y mujeres desean y aman distinta? “Por motivos históricos sí, pero no por forma natural. Las han educado para reprimir a eliminar este sentimiento de posesión. Históricamente al hombre se le ha considerado el jefe de la familia, y la mujer y sus hijos eran de su propiedad. Cuando esta propiedad se disgrega entra en crisis y esa persona puede convertirse en asesina. Este sentimiento de propiedad debe ser educado, sublimado. La única solución para mí es la sublimación, el ser conscientes de eso y la responsabilidad. No se posee un ser humano”.

“el amor es un hecho histórico, no biológico. El amor es algo cultural”. “Amamos según la cultura, no según la biología. Por eso tenemos que intervenir este instinto a través de la educación de la cultura de la sublimación. El ser humano no tiene reglas fijas. No podemos ser pasivos ante los cambios, sino dirigirlos”.


Dacia Maraini

sábado, 4 de junio de 2016

«…Nuestro principal problema, nuestro problema realmente esencial, es librarnos del miedo. ¿Saben lo que el miedo causa? Ofusca la mente. La insensibiliza. Del miedo brota la violencia (…) En tanto exista el deseo de ganar, de realizarse, de llegar a ser -en cualquier nivel que sea- habrá inevitablemente ansiedad, dolor, miedo (…) El propósito de la educación es el de erradicar, tanto interna como externamente, este miedo que destruye el pensamiento humano, la relación humana y el amor…».

 J. Krishnamurti.

jueves, 26 de mayo de 2016

“Cuando voy a una fiesta, al pasar una hora me quiero ir, me parece estar perdiendo el tiempo, pienso que estaría mejor en casa viendo un buen partido de fútbol o un buen combate de boxeo...Las cosas sociales me aburren. Coincido con escritores que hablan mal de otros escritores; suelen ser autores menores, claro, porque los escritores realmente buenos no son envidiosos.”

“Una mujer desgastada por cincuenta años de desilusiones ya ni siquiera menstruando, ya ni siquiera mujer, que desistiera de defenderse de la edad con cremas y pintura.”


“...y en medio de violonchelos y pianos Carlos Gardel cantando, en la buhardilla de Benfica, Lejana Tierra Mía, con una voz que hería como un cuchillo cavando un surco entre tendones y músculos, entre huesos pulidos y cartilagos que chascaban.”


“Aprendí a estar siempre agradecido a la gente; hoy lo estoy a quienes pierden conmigo su tiempo y su dinero...Se lo debo todo; a mí me produce pavor la sensación de defraudar a quienes confían en mi obra.”

“A veces la crítica escribe sobre personajes que ella misma inventa y sobre libros que también inventa, y no sobre personajes reales o libros reales.”


"No es coraje, es elegancia. Quizá la elegancia es la forma suprema del coraje o el coraje es la forma suprema de elegancia."

Antonio Lobo Antunes

martes, 24 de mayo de 2016



" Confieso que leo a Freud con devoción, a pesar de reconocer que, médico al fin del XIX, deja sin resolver, por ejemplo, la construcción de la subjetividad femenina. Sus textos me parecen inteligentes, interesantes, hasta divertidos a veces. Será por pura solidaridad con el pobre padre del psicoanálisis, para muchos una equivocación en la historia de la humanidad que hay que olvidar. Un antiguo, un obseso que ve sexo en cada cosa, repite la sabiduría popular… Aquí citaría a la psicoanalista de un amigo que, acusada por su paciente de ver símbolos sexuales por todas partes, le respondió resolutiva que estaba equivocado, que quien los veía era él. En todo caso y pese a quien pese, Freud está incorporado a nuestra cultura por todos, incluidos sus detractores, inconscientemente."

"Además, es mentira que Freud viera símbolos sexuales por todos lados. Igual estaban en los ojos de los que miran, como ha ocurrido con Megumi Igarashi, la “artista de la vagina”, cuya propuesta era la reproducción en 3D de su órgano en un kayak, que le ha valido la multa del Gobierno japonés por envío de datos obscenos durante su campaña de crowfunding. Mirando el kayak ya construido, la cosa parece más bien inofensiva —hay veces que una pipa es sólo una pipa, dijo Freud—. No sé, igual tenía razón la psicoanalista de mi amigo al insistir en que era él quien veía los símbolos sexuales por doquier."

"Freud, fruto de su tiempo, era un misógino contrariado, así como hablamos de un zurdo contrariado. A la vez, se dejó enseñar por las mujeres. Le dio la palabra a la mujer reprimida por la época victoriana y planteó la pregunta: ¿qué quiere una mujer?, más allá de las convenciones del momento. Terminó admitiendo que la sexualidad femenina era un “continente negro” cuya topografía desconocía. En todo caso, no quedó satisfecho con la respuesta que puede tranquilizar, hoy incluso, a las buenas conciencias de la igualdad cuando afirman: “No quiere nada distinto que un hombre”. Toda reivindicación de igualdad debe tener en cuenta la asimetría radical que existe entre los sexos, incluso la imposible reciprocidad cuando se trata de sus formas de gozar, del goce sexual en primer lugar. Freud fue el primero que intentó elaborar una teoría de esta asimetría, una teoría que han seguido varias corrientes feministas. El goce femenino sigue siendo hoy rechazado, segregado de múltiples formas."


¿Tiene el psicoanálisis el estatuto de ciencia? No en las condiciones actuales que se requieren de una disciplina para que sea considerada ciencia: que sus resultados sean reproducibles experimentalmente y falsables en todos los casos. Pero, según este criterio, tampoco es una ciencia la pedagogía o la política, y estamos cada día en manos de sus más nobles agentes. El mundo psi trata de lo más singular e irrepetible de cada ser humano y está siempre a la espera de ser considerado ciencia. El psicoanálisis es hijo de la ciencia, no podría entenderse sin ella, pero le plantea objeciones de principio cuando se trata del sufrimiento humano, nunca reproducible experimentalmente."



Hoy Sigmund Freud cumpliría 160 años. Le debemos el psicoanálisis y la prosperidad de los divanes #GoogleDoodle

 6 Mayo 2016

Sigmund Freud, el hombre que quiso dar significado a nuestros sueños

lunes, 23 de mayo de 2016

"La vida se crea en el delirio y se deshace en el hastío".

 E. M. Ciorán
Breviario de podredumbre



"Únicamente dentro de su mundo interior vive aquella otra realidad por la que usted suspira." Hermann Hesse

El lobo estepario


"Pensar que ya no quiero pensar más en ti significa sin embargo seguir pensando en ti. Trataré pues de no pensar más que no quiero más pensar en ti."

 Paul Watzlawick y otros

La realidad inventada. ¿Cómo sabemos lo que creemos saber?



"Cuando un hombre y una mujer están juntos... el mundo es como si desapareciera".

Gao Xingjian
La Montaña del Alma

domingo, 22 de mayo de 2016


"El corazón puede ahogar a la mente cuando la sangre fluye de regreso a el."

 House of Cards


"Cuántas veces en la vida me ha sorprendido cómo, entre las multitudes de personas que existen en el mundo, nos cruzamos con aquellas que, de alguna manera, poseían las tablas de nuestro destino, como si hubiéramos pertenecido a una misma organización secreta, o a los capítulos de un mismo libro. "

 Ernesto Sabato - La resistencia.



























Ernesto Sabato - La resistencia.

sábado, 21 de mayo de 2016


Odio a los indiferentes. Creo que vivir quiere decir tomar partido. Quien verdaderamente vive, no puede dejar de ser ciudadano y partisano. La indiferencia y la abulia son parasitismo, son bellaquería, no vida. Por eso odio a los indiferentes. La indiferencia es el peso muerto de la historia. La indiferencia opera potentemente en la historia. Opera pasivamente, pero opera. Es la fatalidad; aquello con que no se puede contar.

Tuerce programas, y arruina los planes mejor concebidos. Es la materia bruta desbaratadora de la inteligencia. Lo que sucede, el mal que se abate sobre todos, acontece porque la masa de los hombres abdica de su voluntad, permite la promulgación de leyes, que sólo la revuelta podrá derogar; consiente el acceso al poder de hombres, que sólo un amotinamiento conseguirá luego derrocar.

 La masa ignora por despreocupación; y entonces parece cosa de la fatalidad que todo y a todos atropella: al que consiente, lo mismo que al que disiente, al que sabía, lo mismo que al que no sabía, al activo, lo mismo que al indiferente. Algunos lloriquean piadosamente, otros blasfeman obscenamente, pero nadie o muy pocos se preguntan: ¿si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, habría pasado lo que ha pasado? Odio a los indiferentes también por esto: porque me fastidia su lloriqueo de eternos inocentes.

 Pido cuentas a cada uno de ellos: cómo han acometido la tarea que la vida les ha puesto y les pone diariamente, qué han hecho, y especialmente, qué no han hecho. Y me siento en el derecho de ser inexorable y en la obligación de no derrochar mi piedad, de no compartir con ellos mis lágrimas.

 Soy partidista, estoy vivo, siento ya en la consciencia de los de mi parte el pulso de la actividad de la ciudad futura que los de mi parte están construyendo. Y en ella, la cadena social no gravita sobre unos pocos; nada de cuanto en ella sucede es por acaso, ni producto de la fatalidad, sino obra inteligente de los ciudadanos. Nadie en ella está mirando desde la ventana el sacrificio y la sangría de los pocos. Vivo, soy partidista. Por eso odio a quien no toma partido, odio a los indiferentes.

Antonio Gramsci


lunes, 9 de mayo de 2016


" Empecemos por el asunto de los medios de comunicación. En Francia, en mayo del 2005, con ocasión del referéndum sobre el tratado de la Constitución Europea, la mayor parte de órganos de prensa eran partidarios del ”sí”, y sin embargo 55% de los franceses votaron por el ”no”. Luego, la potencia de manipulación de los medios no parece absoluta.

 El trabajo sobre la manipulación mediática o la manufactura del consentimiento hecho por Edgard Herman y yo no aborda la cuestión de los efectos de los medios en el público [1]. Es un asunto complicado, pero las pocas investigaciones que profundizan en el tema sugieren que, en realidad, la influencia de los medios es más importante en la fracción de la población más educada.

 La masa de la opinión pública parece menos tributaria del discurso de los medios. Tomemos, por ejemplo, la eventualidad de una guerra contra Irán: 75% de los norteamericanos estiman que Estados Unidos debería poner fin a sus amenazas militares y privilegiar la búsqueda de un acuerdo por vías diplomáticas.

 Encuestas llevadas a cabo por institutos occidentales sugieren que la opinión pública iraní y la de Estados Unidos convergen también en algunos aspectos de la cuestión nuclear: la aplastante mayoría de la población de los dos países estima que la zona que se extiende de Israel a Irán debería estar completamente despejada de artefactos de guerra nuclear, comprendidos los que poseen las tropas norteamericanas de la región. Ahora bien, para encontrar este tipo de información en los medios, es necesario buscar mucho tiempo.

En cuanto a los principales partidos políticos de los dos países, ninguno defiende este punto de vista. Si Irán y Estados Unidos fueran auténticas democracias en cuyo interior la mayoría determinara realmente las políticas públicas, el diferendo actual sobre lo nuclear ya estaría sin duda resuelto.

Hay otros casos así. En lo que se refiere, por ejemplo, al presupuesto federal de Estados Unidos, la mayoría de norteamericanos desean una reducción de los gastos militares y un aumento, por el contrario, en los gastos sociales, créditos otorgados a las Naciones Unidas, ayuda económica y humanitaria internacional, y por último, la anulación de las bajas de impuestos decididas por el presidente George W. Bush a favor de los contribuyentes más ricos. En todos estos asuntos la política de la Casa Blanca es totalmente contraria a los reclamos de la opinión pública. Pero las encuestas que revelan esta oposición pública persistente raramente son publicadas en los medios.

Es decir, a los ciudadanos se les tiene no solamente apartados de los centros de decisión política, sino también se les mantiene en la ignorancia del estado real de esta misma opinión pública. – Cuando se les pregunta a los periodistas, si sufre presiones responden inmediatamente: ”Nadie me ha presionado, yo escribo lo que quiero. ” Es cierto. Solamente, que si tomaran posiciones contrarias a la norma dominante, ya no escribirían sus editoriales. La regla no es absoluta, desde luego; a mí mismo me sucede que me publiquen en la prensa norteamericana,

 Estados Unidos no es un país totalitario tampoco. Pero cualquiera que no satisfaga ciertas exigencias mínimas no tiene oportunidad alguna de alcanzar el nivel de comentador con casa propia. El sistema de control de las sociedades democráticas es muy eficaz; instila la línea directriz como el aire que respira. Uno ni se percata, y se imagina a veces estar frente a un debate particularmente vigoroso.
 En el fondo, es mucho más rendidor que los sistemas totalitarios.

 No olvidemos cómo se impone siempre una ideología. Para dominar, la violencia no basta, se necesita una justificación de otra naturaleza. Así, cuando una persona ejerce su poder sobre otra -trátese de un dictador, un colono, un burócrata, un marido o un patrón-, requiere de una ideología que la justifique, siempre la misma: esta dominación se hace ”por el bien” del dominado. En otras palabras, el poder se presenta siempre como altruista, desinteresado, generoso."

 Noam Chomsky 



domingo, 8 de mayo de 2016

"Crecer implica aumentar la demanda, lo que significa más explotación de la naturaleza. El año pasado bastaron ocho meses para que la humanidad consuma lo que a la naturaleza le toma un año renovar. Bajo este calculo, se necesita una tierra y media para todo el año. La economía es un subsistema de un sistema mayor y finito, la biosfera, por lo que el crecimiento permanente es imposible. Pero los valores están en conflicto. Por ejemplo, una empresa que trabaja con madera contabiliza un bosque que se arrasó como un aumento de ingresos, pero la verdad es que la sociedad está más pobre. El desarrollo tiene que ver con las personas, no con los objetos. Lo mismo sucede con la economía, y el puro crecimiento está muy lejos de sustentar esto. El economista Kenneth Boulding decía: “Quien piensa que siempre es posible el crecimiento o está loco o es economista”.


Manfred Max-Neef, economista y ambientalista




domingo, 3 de abril de 2016

Fui lo suficientemente lista para cruzar cualquier puerta que estuviera abierta.
Joan Rivers

Nunca soñé con él éxito, trabajé para conseguirlo.
Estée Lauder

No dejarás huella si pasas por la vida de puntillas. 
Leymah Gbowee

La gente olvidará lo que digas, olvidará lo que hagas, pero nunca olvidará cómo les haces sentir. 
Maya Angelou

Queridos optimista, pesimista y realista: mientras vosotros discutíais sobre el vaso de agua, yo me lo bebí. Sinceramente, oportunista. 
Lori Greiner

Nadie habla del emprendimiento como supervivencia y eso es exactamente lo que es y lo que mueve el pensamiento creativo. 
Anita Roddick

Lo que las mujeres tienen que entender es que nadie te da el poder, sólo lo coges. 
Roseanne Barr

Define el éxito en tus propios términos, consíguelo según tus normas y construye una vida de la que estés orgullosa. 
Anne Sweneey

Crecimiento y confort no pueden coexistir. 
Ginny Rommetty

El liderazgo es hacer a los otros mejor por resultado de tu presencia, tener la seguridad de que dejarás tu impacto en tu ausencia. 
Sheryl Sandberg

No dejes que nada ni nadie ocupe lugar en tu mente de manera gratuita. Es es estado con valor. 
Amy Jo Martin

Identifica algo en lo que seas bueno y consigue que alguien te pague por hacerlo.
Katherine Whitehorn

La manera más común de desperdiciar el talento es pensar que no se tiene.
Alice Walker

Hubo un tiempo en que temía que preguntaran ‘¿quién se cree que es?’ ahora sólo me levanto y digo: esta soy yo. 
Oprah Winfrey

En momentos de duda me digo a mí misma: si no soy yo ¿quién?, sino es ahora ¿cuándo? 
Emma Watson

Hay muchas malas razones para lanzar una empresa pero sólo una buena y legítima: cambiar el mundo. 
Phil Libin

Oportunidad, perseverancia y 10 años de intentos es la fórmula para triunfar de un día para otro.
Biz Stone

Si no te avergüenzas de la primera versión de tu producto es que has lanzado demasiado tarde.
Reid Hoffman

Las compañías no tienen ideas, la gente las tiene y lo que les motiva es la motivación y la confianza.
Margaret Heffernan

No podemos entrenar a las mujer y olvidarnos de los hombres. Debemos entrenar a los hombres para que entiendan en potencial de las mujeres.
Sakena Yacoobi

Nunca te rindas porque nunca se sabe si a la próxima irá la vencida.
Mary Kay Ash

El precio de la inactividad es mucho más alto que el coste de un error.
Meg Whitman

Si el plan A no funciona, hay muchas más letras en el alfabeto.
Claire Cook, Author

Nunca trabajes sólo por dinero o poder, no te ayudarán a dormir por las noches.
Marian Wright Edelman

Los negocios son como el póquer: tienes que ser capaz de leer a la gente, que entender las posibilidades de tu esfuerzo, lanzar apuestas calculadas y... tener suerte.
Richard Harroch

Hay mucha gente trabajando duro en objetivos erróneos. Trabajar en lo correcto es probablemente lo más duro.
Caterina Fake

Acepta tu ignorancia porque puede ser tu mayor ventaja: te asegura que harás algo totalmente distinto a los demás.
Sara Blakely

No deberías centrarte en por qué no puedes hacer algo sino en por qué quizá sí y ser esa excepción.
Steve Case

El éxito no se mide en dinero sino en la diferencia que marcas en las personas.
Michelle Obama
La vida no es justa, acostúmbrate a ello. A veces no obtenemos todo lo que nos merecemos, o creemos merecer, sin embargo, hay que seguir luchando por lo que uno cree y demostrar capacidad de resiliencia para superar los baches del camino.

Bill Gates

No tienes que ser un genio, un visionario o graduado para tener éxito. Todo lo que necesitas es perspectiva y un sueño.

Michael Dell

Mi teoría es que si pareces seguro puedes sacar lo que quieras adelante incluso si no tienes ni idea de lo que estás haciendo.

Jessica Alba

Incluso si supiera que mañana el Mundo se iba a romper en pedazos, aun así hoy plantaría mi manzano.

Martin Luther King

En vez de preguntarte cuándo serán tus próximas vacaciones, deberías construirte una vida de la que no necesites escapar. 

Seth Godin

Una regla muy simple para los negocios es empezar por las cosas más simples, así llegará el progreso.

Mark Zuckerberg

El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que haces, tendrás éxito.

Albert Schweitzer

Todos los humanos son emprendedores, no porque todos ellos deban crear empresas, sino porque la voluntad de crear está codificada en el ADN humano. 

Reid Hoffman

El emprendedor siempre busca el cambio, responde a este, y lo explota como una oportunidad.

Peter F. Drucker

Un viaje de mil millas comienza con un pequeño paso.

Lao Tsé

Fracaso es el condimento que da sabor al éxito. 

Truman Capote

Ganar sin riesgo es triunfar sin gloria.

Pierre Corneille

Empieza donde estás. Usa lo que tienes. Haz lo que puedas.

Arthur Ashe

Recuerda: los aviones siempre despegan con el viento en contra. Nunca a favor.

Henry Ford

Deja para mañana aquello que no quieras hacer nunca. 

Pablo Picasso

El que realmente quiere hacer algo conseguirá un medio; el que no, una excusa.

Stephen Dolley

Empieza a creer que puedes y ya tendrás medio camino hecho. 

Theodore Roosevelt

Una persona que nunca se ha equivocado es porque nunca ha intentado nada nuevo.

Albert Einstein

La única manera de hacer bien tu trabajo es amando lo que haces. 

Steve Jobs

Lo único imposible es aquello que no intentas. 

Bob Marley

No he fallado, he encontrado 10.000 soluciones que no funcionan.

Thomas Alva Edison

Las oportunidades en los negocios pasan como los trenes: uno tras otro.

Richard Branson

Tú debes ser el cambio que deseas ver en el mundo.

Gandhi

Nunca es demasiado tarde para convertirte en aquello que siempre has debido ser.

George Eliot

Los grandes líderes deben tener dos cosas: una visión del mundo que nadie tiene aún y la habilidad de comunicar esa visión con claridad.

Simon Sinek

No puedo cambiar la dirección del viento, pero puedo ajustar mis velas para llegar a mi destino.

Jimmy Dean
Related Posts with Thumbnails