sábado, 16 de mayo de 2015

“Qué barbaridad, 14 años y embarazada”, le escuché decir a uno. Que pueden ser varios. Muchos. Miles. Hablaba de Chiara, a quien su novio enterró tras asesinarla a golpes. Y ahí está, entonces, esa justificación del crimen. La carga, nuevamente, en la víctima. Que tuvo sexo a los 14. Que se embarazó. Horror. Pero… La piba no tuvo sexo sola, ni se embarazó en soledad. Había un pibe. Y ese pibe, de 16 años, decidió matarla a golpes. “Qué barbaridad, 16 años y mató a su novia de 14”, sería el esperado y único razonamiento callejero, o de ambiente laboral, o en las aulas de escuelas, o en los hogares. Más lógico. Más justo. Más sano. Sí, todo eso. Pero como nos interpela, elegimos el razonamiento anterior, que mantiene los patrones que aprendimos de criaturitas. Mientras que seguimos enseñando a las pibas a cuidarse de los violentos, y peor aún, continuamos enseñando a los pibes que son dueños de las pibas. Entonces, las matan. Sólo el año pasado, fueron 11 los pibes que mataron novias”. [Maximiliano Montengro, periodista de Diario Popular] “Ahora resulta que tenemos que entender las razones profundas por las que los hombres nos matan, nos violan, nos acosan, nos pegan, nos meten en bolsas. Ahora resulta que si decimos Basta, ni un minuto más, ni un segundo más, somos feministas, locas, lesbianas, autoritarias. Ahora resulta que si no podemos hablar de otra cosa desde hace días y sentimos desesperación e indignación a cada minuto estamos pasadas de rosca. Si sos intelectual te mandás grandes párrafos psicológicos sobre patriarcado y sublimaciones de la violencia, si sos gracioso hacés stand up y chistes machistas. ¿Sabés qué? Basta. No me hables nunca más de amor cuando es violencia, no digas pasión cuando es muerte, no digas diferencias cuando es sistema patriarcal y machista. Basta. No bancamos un minuto más. ‪#‎NiUnaMenos‬” [Gabriela Cerruti]

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails