domingo, 17 de junio de 2012

"Empezó a gritar. Me arrojó una piedra que pesaría 40 kilos. Y se fue. Durante seis horas no volvimos a saber de él. No hay que fiarse de la gente calma”


Niccolò Ammanit

“Siempre hay un momento en el que todo puede enloquecer”

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails