sábado, 26 de febrero de 2011

La gula: En el bosque se está mejor, piensa la niña. Saca el pan, la mermelada, el mate y ¡que la abuela se joda! (Gabriela Baby)
En la soledad del geriátrico, la abuelita lamenta no haber sido comida por el Lobo. (Adriana Sofía Baldessari)
Por las noches, en la taberna, el Leñador trata de olvidar con el alcohol su complicidad con el Lobo. (Adriana Sofía Baldessari)
Su abuela era un lobo. Su abuela era un lobo que se había comido a la abuela. (Salvador Biedma)
Diván: -¿Podrá curarme, doctor? Yo sólo quería comerla. ¡Y empezó a criticarme la nariz, las orejas, la boca! ¿Qué soy, doctor? ¿Un monstruo? (Rubén Faustino Cabrera)
Epitafio de la abuela de Caperucita Roja: "No me esperen para comer". (Alberto Chara)
Clasificado: Permuto caperuza roja por protector auditivo y diafragma. Los aullidos de los bebés me están volviendo loca. (Ariel Díaz)
La puerta abierta. Oscuridad y silencio. Caperucita traga saliva: tiene un mal presentimiento... Aun así, entra en la casa. (Chus Díaz)
Caperucita miró a Lobo decepcionada. Ojos grandes, nariz afilada y amplia sonrisa, había dicho él... Maldito chat sin foto. (Chus Díaz)
Llegó sólo 10 minutos tarde, pero Caperucita ya se había ido. El plan de Lobo había fracasado. Aquel día se quedó en ayunas. (Chus Díaz)
"Es él", dijo Caperucita señalando al tercer sospechoso. Lobo palideció. Ogro, Bruja y Duende respiraron aliviados. (Chus Díaz)
Harta de su doble vida, Caperucita le dio un ultimátum: "No aguanto más esta situación, lobo. Con los tres cerditos o conmigo". (Elisa De Armas)
- Ay, lobo, ya no me devorás como antes. - Son demasiados años repitiendo el mismo cuento, Caperucita. (Elisa De Armas)

Una mina, fanática del rojo (no de Independiente eh, sino del color) mató a su abuela y mandó una coartada ¡digna de escritor! (Verónica Enterrio)

"¡Es una clara muestra de la inseguridad de los bosques!", grita una vecina de Caperucita frente a las cámaras de televisión. (Analía Fernández)

Cuando dio el primer corte, el leñador comprendió que el plan urdido por Caperucita para acabar con el terror en el bosque había funcionado. (Sergio Frugoni)

Altruismo: Hambriento, sí, pero ante todo humanitario, el lobo se conformó con la cesta de Caperucita. (Guillermo García)

Especulador: El leñador dejó escapar al lobo. Luego se casó con la madre de Caperucita, única heredera de la opulenta abuelita. (Guillermo García)

Timidez: Sin decidirse, el lobo miraba a Caperucita, dolorido e inmóvil, alejarse por el bosque para siempre. (Guillermo García)

Cuando el Lobo me dijo "No sabés a la minita que me estoy comiendo", nunca pensé que sería tan textual. (Amigo del Lobo) (Walter Gomel)

Bigote, camisa inflada de pectorales, gesto rancio de asco en la cara y escopeta en mano. De un tiro, termina al fin el zoofílico romance. (Gonzalo M)






No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails